08-11-2019 / 22:00 h EFE

La Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (CEDEAO) inauguró hoy una cumbre extraordinaria en Niamey para analizar la "preocupante" crisis política en Guinea Bisáu y buscar una "solución rápida".

Durante la sesión de apertura, el presidente del Comité rector de la CEDEAO, el marfileño Jean-Claude Brou, alarmó de la "grave" situación política en Guinea Bisáu, que supone, en su opinión, una amenaza para la paz y la estabilidad de un país miembro.

La reunión examinará, entre otros asuntos, las conclusiones y recomendaciones de la misión enviada el pasado 3 de noviembre por la CEDEAO a Guinea Bisáu para evaluar la situación política en el país y la aplicación de las decisiones de la 55 Cumbre de la organización, celebrada el 29 de junio en Nigeria.

La crisis estalló cuando el presidente de Guinea Bisáu, José Mario Vaz, disolvió el pasado 28 de octubre por decreto el Gobierno del primer ministro, Aristides Gomes, lo que obstaculizó un proceso político consensuado con la oposición e iniciado en el país con mediación de la CEDEAO.

Según los observadores, la principal repercusión de esa decisión fue la paralización del proceso de las elecciones presidenciales programadas para el próximo 24 de noviembre.

La preocupación de Brou fue compartida por el presidente de Níger, Issoufou Mahamadou, quien calificó de "inadmisible" la decisión del presidente Vaz de disolver el Gobierno.

"La destitución del Primer Ministro y de su gobierno dejó en entredicho el proceso electoral, generó un bloqueo de instituciones y, sobre todo, aumentó el riesgo de una guerra entre las diversas fuerzas militares y de seguridad, sin olvidar las tropas de apoyo de la CEDEAO (ECOMIB, desplegadas en el país)", dijo Issoufou.

Añadió que la actual Cumbre extraordinaria "tomará las decisiones necesarias para una salida rápida de la crisis" a partir de las conclusiones y recomendaciones de la misión enviada este mes por la CEDEAO a la capital Bisáu.

El presidente nigerino concluyó su alocución insistiendo en que la Cumbre debe enviar a las partes de la crisis "un mensaje claro, la CEDEAO no puede tolerar, bajo ningún concepto, la desestabilización de un Estado miembro".

Hoy mismo, el nuevo primer ministro de Guinea Bisáu, Faustino Imbali, entregó una carta de dimisión al presidente, José Mario Vaz, -quien le había nombrado la semana anterior- en un primer paso para calmar la crisis en medio de duras presiones internacionales.

El pasado lunes, la presidenta de turno del Consejo de Seguridad de la ONU, Karen Pierce (Reino Unido), advirtió de que su organismo podría "considerar tomar medidas" contra aquellas partes que "atenten contra la estabilidad" en Guinea Bisáu.

El presidente de este país que se presenta como independiente a la reelección en los comicios del 24 de noviembre, disolvió el Gobierno de Gomes con el argumento de que la situación actual de la nación supone "una grave crisis política y pone en duda el funcionamiento normal de la República".

Esa medida se tomó después de que Gomes denunciara el pasado 21 de octubre en su página de Facebook un supuesto intento de golpe de Estado para evitar la celebración de los comicios presidenciales.

El pasado junio, Vaz -que acabó el día 23 de octubre su mandato de cinco años- fijó, mediante un decreto presidencial, el 24 de noviembre como fecha de las elecciones tras reunirse con más de cuarenta formaciones políticas.

Esta crisis comenzó en agosto de 2015, cuando del primer ministro y líder del Partido Africano para la Independencia de Guinea y Cabo Verde (PAIGC, mayor grupo político del país), Domingos Simões Pereira, fue destituido por el presidente Vaz, tras un desacuerdo sobre la política anticorrupción.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Diciembre 2019
L M X J V S D
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD