25-10-2019 / 22:50 h EFE

El cantante y compositor catalán Miki Núñez ha hecho explotar la fiesta en su arranque de gira en la Sala Zentral de Pamplona presentando su disco ‘Amuza’ ante un público que no ha cesado de corear y cantar sus canciones.

Con estilos diversos, mezclando ska, reaggae, pop, soul o ritmos latinos, todo ello unido con un marcado sello personal de buen royo, Miki ha dado comienzo a la que es su primera gira en solitario tras su paso por la décima edición de Operación Triunfo y Eurovisión 2019, donde representó a España con el tema “La venda”, que cinco meses después sigue siendo su estandarte.

Por si había algún despistado Miki ya ha avisado al salir al escenario: “Esta noche vamos a hacer un fiestón”. Y así ha sido, con una hora de energía sobre el escenario saltando y animando que han hecho al cantante sugerir que se suba el aire acondicionado tras tan solo tres canciones.

Miki ha arrancado muy bien acompañado sorprendiendo a los asistentes en su segundo tema con la compañía de la pamplonesa Natalia Lacunza, una de sus compañeras en Operación Triunfo.

Con ella ha cantado “Nadie se Salva”, un tema cargado de energía reconocido por los asistentes desde la primera nota y que ambos presentaron juntos como candidata a Eurovisión, pero que finalmente no fue este el tema seleccionado y Miki representó a España en solitario.

Además, la pamplonesa ha hecho otro dueto con él en uno de los dos temas en catalán del disco de Miki, ‘Escriurem’, brindando uno de los momentos más emotivos de la noche.

El otro ha sido cuando decenas de personas repartidas por todo el público han mostrado unos carteles con la frase “De nuestra mano siempre podrás caminar”, una afirmación que el cantante ha hecho suya, dedicándosela a los asistentes.

También ha estado presente el otro tema en catalán de su disco, ‘Per tu’, el cual ha introducido con una reivindicación clara: “Vamos a demostrarle a la gente que no importa el idioma en el que cantemos, sea donde sea”.

Miki ha estado rodeado sobre el escenario de la banda que ya le acompañaba antes de la fama, la Dalton Band, aquella con la que ofrecía conciertos de dos horas y media y con la que ha vuelto a unos orígenes de versiones que ha reivindicado como una “buena manera de animar a la gente”, con temas como ‘La vida es un carnaval’, de Celia Cruz o ‘A quien le importa’, de Alaska.

Ante él no ha dejado de corear y bailar un público integrado principalmente por adolescentes y jóvenes que hace poco que han alcanzado la mayoría de edad, de esos a los que les cuesta establecer algún tipo de relación entre David Bisbal y Operación Triunfo.

A pesar de eso, la sala no ha explotado todas sus posibilidades debido a que solo estaba llena a la mitad, algo en lo que seguramente haya tenido mucho que ver la coincidencia del concierto con la carpa universitaria que organizan los estudiantes de la Universidad Pública de Navarra (UPNA).

Miki ha estado precedido en su apertura de gira por el barcelonés Cesc Salvadó, que ha calentado el escenario con temas acústicos acompañado instrumentalmente solo por su guitarra y percusión.

Con sus temas en inglés ha convencido a un público que, aunque en su gran mayoría no le conocía, han interactuado con él levantando los brazo o haciéndole un pasillo bajo el escenario en el que Cesc ha cantado un tema rodeado del silencio de los asistentes, lo que permitió que se le oyese nítidamente a pesar de estar sin microfonar.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Junio 2020
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30          
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD