16-10-2019 / 18:00 h EFE

Los expertos forenses que analizaron la escena del crimen de Ponte Caldelas y el cadáver de la víctima han asegurado este miércoles que Manuel Rivas recibió más de una veintena de puñaladas "en cuestión de segundos" por parte del autor confeso de su muerte, Marcos Vidal, quien había mantenido una relación sentimental con su esposa.

En la tercera jornada del juicio por este asesinato, cometido en noviembre de 2015, peritos de criminalística de la Guardia Civil han confirmado que todas las heridas fueron "muy consecutivas" y son "compatibles" con la navaja que portaba el acusado cuando, tras cometer el crimen, se entregó a las autoridades.

Los forenses han destacado además que, a pesar de que había "señal de pelea y forcejeo" en la vivienda en la que se cometió el asesinato, la víctima tenía "mermada" su capacidad de defensa porque su atacante le inmovilizó su brazo derecho.

Han explicado que el fallecido tenía una herida contusa en el hombro derecho hecha por "contención", presumiblemente por la presión de una rodilla de su atacante para inmovilizarlo y todas las heridas de defensa las tenía en la mano izquierda, que era la única que tenía libre.

El informe pericial determina que la agresión se produjo cuando ambos estaban en el suelo.

De todas las heridas recibidas, han añadido, tres habrían sido mortales al afectar a órganos claves como el pulmón o la arteria pulmonar.

El juicio concluirá este jueves con la declaración de varios agentes más de la Guardia Civil y la lectura de los informes de las partes, tras lo cual el jurado se reunirá para alcanzar un veredicto.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Diciembre 2019
L M X J V S D
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD