11-10-2019 / 17:10 h EFE

La mujer que ha llevado a juicio a un hombre por violarla en la localidad de Herrera (Sevilla) en junio de 2016 ha insistido a través de su abogada en que fue "atacada" por "dos personas" y ha ampliado su petición de condena a 16 años de cárcel, 13 por la presunta agresión y 3 por lesiones psíquicas.

La Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Sevilla ha dejado este viernes visto para sentencia el juicio contra R. S. M., para quien la Fiscalía solicita ocho años de cárcel y seis de libertad vigilada por un delito de abuso sexual sobre C. B., a lo que ha sumado una extensión de la indemnización desde los 6.000 euros iniciales a los 20.000 que ha reclamado en la última sesión.

La acusación particular, por su parte, ha mantenido su petición de 13 años por agresión sexual, además del pago de 25.000 euros de indemnización, y ha introducido el delito de lesiones psíquicas al constatar que la mujer padece un "síndrome de estrés postraumático crónico".

En su informe final, la letrada de C. B. ha recordado que su cliente "reconoció dos caras" en el segundo bar donde entró, en la madrugada del 13 de junio del 2016, y ha dicho que el hecho de que la causa contra uno de los amigos del acusado fuese archivada "no significa que no fuese responsable", ya que en su opinión "utilizó preservativo".

La representante de la víctima también ha defendido que C. B. sufrió "sumisión química" porque echaron "benzodiazepina" en una de las bebidas que se tomó en ese establecimiento.

El Ministerio Público ha asegurado que la joven "no denunció con ánimo de venganza", ya que "no se conocían ni hubo ninguna desavenencia entre ellos", y ha señalado que durante el juicio "no modificó su relato, sino que lo enriqueció".

"Ella siempre ha dicho que fue atacada sexualmente por dos o tres personas y lo ha mantenido. Y ha reconocido a una de las personas que la habían atacado. Su coherencia ha quedado más que acreditada", ha añadido.

En cuanto al rastro biológico hallado en las partes íntimas de la víctima, la fiscal ha aclarado que "no es la prueba estrella, sino sólo un indicio más".

Durante el juicio, que empezó este jueves, el acusado declaró ante el tribunal que él rechazó a la joven a pesar de que "ella se insinuó" tanto a él como a otros clientes del bar donde trabajaba como camarero.

R.S.M. volvió a encontrarse con la joven en otro pub al que ella llegó "sola" y "con magulladuras", pero él no echó ningún medicamento en su bebida, de acuerdo con su relato.

El acompañante de la víctima, un camionero de Almería, admitió que esa noche tomaron "cocaína y cannabis", pero recordó que la perdió de vista tras salir del primer bar porque iba "cieguísimo".

El hermano del acusado, un amigo y el dueño del segundo bar coincidieron en que la mujer entró "con un dedo sangrando" y varios "arañazos" porque "decía que se había caído en un cerro", que se golpeó contra la barra del bar una o dos veces y que intentó besar el cuello al acusado mientras se tomaba "un chupito de tequila".

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Diciembre 2019
L M X J V S D
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD