07-10-2019 / 18:19 h EFE

La campaña de anillamiento científico del carricerín cejudo desarrollada el pasado verano en los humedales palentinos de La Nava, Boada y Pedraza, confirman la fidelidad de esta pequeña ave, el paseriforme más amenazado de Europa, a los humedales de Tierra de Campos en su viaje migratorio en la península.

Según ha informado en un comunicado la Fundación Global Nature, entidad que coordina estos trabajos dentro del proyecto LIFE Paludicola, el objetivo de estas campañas de anillamiento científico consiste en conocer distintos aspectos sobre la biología de la población de paseriformes palustres migratorios que utilizan estos humedales como zona de alimentación y de reposo durante la migración.

Los trabajos se han llevado a cabo del 26 de julio al 22 de septiembre en la laguna de Boada de Campos, la de La Nava en Fuentes de Nava y la de Pedraza de Campos y los resultados han sido "positivos" ya que se han anillado 2.152 aves de 44 especies.

Entre ellos 45 ejemplares diferentes de carricerín cejudo, el ave paseriforme más amenazado de Europa y en el que se centra este programa europeo.

Los resultados revelan que tres cejudos anillados en 2018, uno en La Nava y dos en Boada, han vuelto a ser capturados en 2019, los tres en la laguna de La Nava, un hecho registrado en muy pocos humedales españoles, lo que constata la fidelidad interanual de los cejudos a los mismos humedales o complejos lagunares en temporadas diferentes.

Esto puede indicar que recalar en el mismo lugar aportaría un beneficio en forma de mayores reservas energéticas disponibles para continuar el viaje migratorio, ya que estas aves regresan a la misma zona un año después y tras recorrer aproximadamente 12.000 kilómetros en sus vuelos migratorios entre las zonas de cría centroeuropeas y el Sahel en África.

Además, a diferencia de la campaña pasada, se han capturado tres carricerines cejudos ya anillados con remite de otros países: dos de Francia (controlados en Boada y en La Nava) y uno de Bélgica (controlado en Boada).

También es destacable que el número de cejudos adultos capturados ha sido muy elevado frente a los porcentajes de juveniles que se registran en estas localidades.

Por otra parte, en el conjunto de las capturas (595 capturas y 23 especies en Boada, 1.416 capturas y 39 especies en La Nava, y 141 capturas y 21 especies en Pedraza) las más abundantes han sido el carricero común, la lavandera boyera y el mosquitero musical, que entre los tres suman más de la mitad del total de capturas.

Entre el resto de especies capturadas destacan dos abubillas y una oropéndola, poco habituales en las campañas de anillamiento.

También destaca la ausencia o escasez de otras especies como los trigueros o los gorriones, muy ligadas a medios agrícolas y antaño muy abundantes en el entorno de los humedales.

La campaña de anillamiento se ha desarrollado simultáneamente en otros dos humedales de Castilla-La Mancha: la laguna Chica de Villafranca de los Caballeros y la laguna de Manjavacas de Mota del Cuervo, aunque en estos casos no se han capturado ejemplares de carricerín cejudo y la sequía ha condicionado en gran parte la campaña de anillamiento.

Para los trabajos, la Fundación Global Nature ha contado con la ayuda de diferentes grupos de anillamiento locales como GIA-La Mancha en Castilla-La Mancha y GIA-León y Urz en Castilla y León, y más de 150 voluntarios, visitantes y ornitólogos.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Septiembre 2020
L M X J V S D
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 30      
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD