07-10-2019 / 15:30 h EFE

El presidente y fundador de Open Arms, Óscar Camps, ha denunciado la "inactividad" de la autoridades ante el naufragio que esta madrugada ha causado al menos 9 muertos y una veintena de desaparecidos cerca de Lampedusa y ha dicho que su barco habría podido llegar a rescatarlos si les hubiesen avisado porque estaban cerca del lugar.

Los cuerpos sin vida de nueve migrantes han sido recuperados y 22 personas fueron salvadas, mientras que se busca a cerca de 20 desaparecidos tras el naufragio de un barcaza de madera a 6 millas de la costa de la isla italiana de Lampedusa, según ha informado la Guardia Costera italiana.

En la barcaza naufragada viajaban cerca 50 migrantes, cuando ha volcado en las operaciones de acercamiento de la guardia costera debido a las malas condiciones del mar.

También esta madrugada, cerca del mismo lugar el buque insignia de la oenegé catalana Open Arms ha rescatado a 44 inmigrantes que viajaban a bordo de otra embarcación precaria.

Tras este rescate y el naufragio de Lampedusa, Òscar Camps ha convocado a los periodistas en el puerto de Badalona (Barcelona), base de la oenegé catalana, para denunciar que nadie les avisó del naufragio pese a que estaban cerca del lugar.

"Posiblemente hubiésemos llegado al lugar del incidente y nos hubiésemos hecho cargo porque nuestro barco estaba a sólo unas 20 millas", ha dicho Camps.

"Es horrible que teniendo un barco como el Open Arms, que todos conocen su capacidad de actuación y rescate, no haya sido activado para ir a 20 millas y poder intervenir en el naufragio", ha insistido.

Camps ha asegurado que tres aviaciones oficiales (Fuerza Aérea Italiana, Fuerza Área Maltesa y Frontex) detectaron la situación y "nadie intervino para ayudar".

El barco Open Arms rescató en aguas maltesas a las 19:30 de la tarde de este domingo a 44 personas, entre ellas una criatura de meses y un niño de entre cuatro y cinco años, y cuatro mujeres.

Según Camps, las órdenes de las autoridades maltesas cuando les comunicaron la presencia de la barcaza fue "no actuar" y dejar la embarcación en las condiciones que se encontraba, "sin combustible suficiente para llegar a algún sitio y con previsión de condiciones meteorológicas desfavorables".

El capitán del barco de Open Arms decidió desobedecer a las autoridades maltesas y mandó las embarcaciones auxiliares del Open Arms a asegurar las personas que se encontraban a bordo de la barcaza con chalecos salvavidas y al equipo médico para que comprobara la situación médica de los inmigrantes.

Camps ha desvelado que en el segundo contacto que tuvieron con Malta por radio -a pesar de las demandas de la embarcación española de comunicarse por escrito-, les informaron que enviarían una patrullera desde Lampedusa para embarcar las 44 personas rescatadas.

Cinco horas después y sin ninguna noticia nueva, el capitán del Open Arms embarcó a los rescatados y ahora viajan rumbo al puerto de La Valetta.

"Nos ponemos a disposición de las autoridades maltesas para que desembarquen a estas personas ya que están en su zona de responsabilidad", ha manifestado Camps.

El pasado 2 de octubre, el "Open Arms" había zarpado desde el puerto de Nápoles (sur de Italia) para su misión número 67, después de haber estado retenido desde el 22 de agosto hasta el 21 de septiembre en el puerto de Lampedusa para solucionar las irregularidades técnicas y operativas detectadas en una inspección del Ministerio de Transportes italiano.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Septiembre 2020
L M X J V S D
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 30      
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD