01-10-2019 / 14:10 h EFE

La familia de Lucía Garrido, la mujer hallada muerta en la piscina de su finca de Alhaurín de la Torre (Málaga) en 2008, ha afirmado este martes que el juicio que concluyó el pasado viernes con la absolución de los cuatro acusados por el asesinato "ha probado la corrupción policial".

La absolución se produjo tras el veredicto de no culpabilidad dictado por el jurado popular para los acusados, el exmarido de Lucía Garrido, dos guardias civiles y un cuarto hombre.

Rosa Garrido, hermana de Lucía, ha señalado en rueda de prensa que pese a la resolución del caso "no está todo perdido" y no se siente "derrotada", y cree que el juicio ha sido "un espejo de lo que está sucediendo en esta sociedad" y demuestra que "es muy barato matar en España".

"Para mí ha sido un juicio nauseabundo, que me ha producido más asco que el que me produce la quimioterapia", ha subrayado Rosa Garrido, que se encuentra en tratamiento oncológico y ha añadido que "la Justicia no es igual para todos, es para los ricos y para los mafiosos que tienen mucho dinero".

La hermana de la fallecida "no entiende" que haya sido "un juicio exprés, con jornadas maratonianas", y "desde el principio" pensó que "el jurado no estaba a la altura", porque "incluso a un jurado profesional le costaría esto".

Por su parte, Ignacio Carrasco, portavoz de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), que ha sido acusación particular, ha afirmado que están esperando la sentencia, que será recurrida porque ha habido "una serie de irregularidades".

Para Carrasco, "por los elementos que rodean el caso" era "fundamental" que lo asumiera un jurado profesional, porque "se habla de mafia, de tráfico de drogas y de tráfico de armas, no ha faltado de nada".

Sobre las pruebas de ADN, ha resaltado que, "o Asuntos Internos y dos miembros del laboratorio han fabricado una prueba, lo cual es muy grave, o se ha hecho desaparecer en las mismas entrañas de la Guardia Civil el informe del segundo análisis de ADN, que dio positivo".

Ha destacado que desde el inicio del caso "han desaparecido las declaraciones de un acusado, se han rayado los cedés con las escuchas telefónicas y se han perdido las llamadas entrantes y salientes del principal acusado".

También, según Carrasco, en el Sitel, la base donde se guardan las escuchas telefónicas de la Policía y la Guardia Civil, "han desaparecido todas las llamadas del caso de Lucía Garrido".

Este portavoz de la AUGC ha denunciado además que "no se investigaron las relaciones entre el teniente que investigó el caso y el exmarido de Lucía, ambos detenidos y condenados por tráfico de drogas, y no se investigó la muerte en la misma finca de dos colombianos un año después".

Carrasco ha asegurado que se han producido "cinco muertes" relacionadas con este caso, porque "han sido asesinados dos testigos protegidos, los dos colombianos y Lucía Garrido"; se ha "extorsionado a un testigo protegido", y "se le ha puesto precio a la cabeza de otro testigo protegido".

También se han abierto "doce expedientes a guardias civiles por mirar la base de datos para identificar a los investigadores de Asuntos Internos" y se "ha puesto en duda la credibilidad de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado", ha añadido el portavoz de la AUGC.

Ha lamentado además que no se le haya "dado credibilidad" a informes de la DEA (la agencia de EEUU contra el tráfico de drogas) y de los servicios secretos británicos que decían "que algunos de los acusados forma parte del narcotráfico internacional".

"Hemos arrastrado a este monstruo hasta la sala y allí se ha manifestado ante todos, ha demostrado su tamaño, sus tentáculos y el poder que tiene", ha señalado Carrasco, que cree que en el juicio "se ha probado la corrupción policial que nos ha acompañado en todo el procedimiento".

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Agosto 2020
L M X J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD