26-09-2019 / 12:20 h EFE

Unas 170 mujeres extremeñas en riesgo de exclusión social han conseguido un empleo en actividades del sector agrícola o los servicios a través del Programa Adelante de la Fundación Cepaim, que ha atendido a un total de 338 beneficiarias en la región desde su puesta en marcha en 2016.

Así lo ha explicado este jueves la coordinadora de Área de Igualdad y No Discriminación de la entidad, Laura Schettino, junto a la directora General de Políticas Sociales, Infancia y Familia, Carmen Núñez, en la presentación de los resultados de este proyecto en Mérida.

Se trata de una iniciativa financiada por el Fondo Social Europeo (FSE) que a lo largo de tres años ha trabajado con casi 3.000 mujeres a nivel nacional, de las cuales, un 27 por ciento ha logrado la inserción laboral.

Asimismo, un 30 por ciento de las participantes ha obtenido cualificaciones en cursos de formación dirigidos, principalmente, al conocimiento y uso de las nuevas tecnologías y los empleos verdes, "un nicho de mercado que hemos investigado y parece que será una prioridad en los próximos años", ha asegurado Schettino.

Este proyecto, dirigido a la inserción sociolaboral de mujeres vulnerables, está dividido en tres líneas de intervención: el desarrollo de itinerarios de inserción laboral, la intervención con empresas para aplicar el principio de igualdad, y la formación de profesionales dedicados a la intervención social en diferentes entidades y administraciones.

En este sentido, Schettino ha destacado el trabajo que la fundación ha realizado con más de 500 empresas en materia de sensibilización.

"Es necesario trabajar con las plantillas de hombres para fomentar la corresponsabilidad, ya que ellos deben implicarse en esta lucha por la igualdad compartiendo todo el trabajo de cuidado que generalmente hacemos las mujeres y nos impide entrar en el mercado laboral", ha aseverado.

Según ha explicado Schettino, las mujeres que participan en este programa, la mayoría de entre 25 y 55 años, se encuentran en situación de vulnerabilidad debido a que son desempleadas de larga duración, viven una situación de violencia o han salido del mercado de trabajo y no pueden "actualizarse" para volver a entrar.

Para captar a las beneficiarias, la fundación llevó a acabo una campaña de difusión en entidades públicas y privadas de forma que fueron derivadas por servicios sociales, de empleo u otras entidades que no disponían de un programa de empleo específico para mujeres.

Por su parte, Núñez ha señalado el "éxito" de esta iniciativa pues, a su juicio, "los resultados nos dicen que merece mucho la pena" continuar con es tipo de proyectos para reforzar la estabilidad de las que han conseguido un empleo y ayudar a las que aún no lo han logrado.

Asimismo, ha destacado que el programa se dirija de forma directa a los profesionales que diseñan los itinerarios de inserción ya que la incorporación de las mujeres vulnerables al mercado laboral "no tiene nada que ver con buscar empleo en otros colectivos".

A este respecto, ha puntualizado que la mujer aún se responsabiliza del cuidado familiar, que tiene que conciliar con la vida laboral, por lo que a su juicio es necesario un trabajo de concienciación y sensibilización, tanto en el diseño de los puestos de trabajo como en las propias empresas, para una inserción adaptada a las necesidades de la familia.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Enero 2020
L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD