25-09-2019 / 15:11 h EFE

El número de personas que duerme en la calle en Cartagena ha descendido un tercio (de 33 a 23) y las personas alojadas en recursos residenciales del municipio ha crecido un 86% (de 114 a 213) desde 2016, según el II Estudio sobre Exclusión Residencial, que ha elaborado un equipo dirigido por el profesor Manuel Hernández.

La presentación de los resultados del estudio, que compara el muestreo realizado entre los días 22 y 24 de noviembre de 2016 y 2018, ha contado con la presencia del segundo teniente de alcalde, Manuel Padín, la edil delegada de Servicios Sociales, Mercedes García, la presidenta de la EAPN-RM, Rosa Cano, y varias asociaciones de Cartagena.

Los resultados de la investigación reflejan que el número de personas alojadas en viviendas inseguras o inadecuadas también se ha reducido en una cuarta parte entre noviembre de 2016 y noviembre de 2018, pasando de 464 a 343; mientras que también se ha reducido en más de la mitad el número de personas que están más de cinco años en exclusión residencial.

Con respecto a la situación social por ámbitos, se observa una mejoría en los niveles educativos y de ingresos de la población en exclusión residencial, ya que disminuyen los porcentajes correspondientes a las personas sin estudios (28,1% a 26,3%) y sin ingresos (17,3% a 13,8%), incrementándose el ingreso medio mensual de 270,8 euros a 342 euros.

Esta mejora descansa, por un parte, en una disminución del porcentaje de parados (62,5% a 57,1%) y un mayor peso de la actividad laboral de tipo irregular (8,7% a 15,6%); y, por otra parte, en un incremento de la ayuda económica canalizada a través de la administración local y entidades sociales respecto a 2016.

También algunos indicadores de salud mejoran, como la prevalencia del consumo diario de tabaco, aunque otros prácticamente se mantienen, como en el caso del consumo diario del alcohol o la incidencia de la enfermedad mental, dado que apenas registran un descenso de poco más de un punto porcentual.

Este estudio también refleja que la incorporación de personas extranjeras solicitantes de asilo, protección internacional o en acogida humanitaria, ha hecho que aumente el número de personas sin vivienda o en centros/pisos de apoyo, elevando la presencia de mujeres y mejorando los niveles educativos y de salud de esta categoría.

El estudio de campo, que ha entrevistado a 578 personas en la muestra de 2018 frente a las 611 de 2016, se realizó en cuatro contextos diferenciados: zonas donde suelen pernoctar las personas sin domicilio; espacios donde se ubican los asentamientos de infraviviendas; recursos de alojamiento y apoyo residencial y entidades que ofrecen otros recursos.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Mayo 2020
L M X J V S D
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD