24-09-2019 / 19:30 h EFE

Los peritos de la Guardia Civil encargados de realizar los análisis en busca de huellas por el asesinato de Lucía Garrido, encontrada en 2008 flotando en la piscina de su finca de Alhaurín de la Torre (Málaga) con signos de haber sido asesinada, han dudado de los procedimientos para obtener el ADN del presunto autor material del crimen.

Durante la quinta sesión del juicio han declarado este martes varios peritos y biólogos de la Guardia Civil responsables de los análisis de ADN, así como dos peritos de la acusación, que han discrepado en el procedimiento para la obtención de estos resultados desde el primero realizado hasta el último.

Los peritos del primer análisis, realizado en enero de 2009 a la llave que encontraron en la escena del crimen cerca de una tinaja, concluyeron que, tras realizar la prueba con "dos bastoncillos", los resultados dieron negativo en ADN humano y se paralizó el proceso, unas muestras que serían analizadas en 2016 con el positivo de dos perfiles genéticos.

Los agentes responsables de este primer informe de ADN han asegurado que "habitualmente" las pruebas que no son concluyentes "no son conservadas" a baja temperatura para su posterior estudio, sino que se desechan, aunque no conocen "el destino" exacto de estos bastoncillos, ya que es otro responsable el que se ocupa de ello.

Los investigadores del primer estudio han confirmado que durante el análisis de los bastoncillos estos "se deshacen" por las técnicas e investigación utilizadas.

"Guardar muestras sin ADN no tiene mucho sentido, porque el espacio que tenemos es limitado", han asegurado los peritos del primer estudio, por lo que ante esta afirmación y al sostener el análisis de dichos hisopos el agente responsable del segundo estudio -que fue concluyente-, el fiscal ha solicitado la suspensión del juicio ante las dudas presentadas.

El fiscal ha reconocido que ha solicitado la suspensión para saber "de dónde se sacó el extracto de ADN del segundo informe", cuya muestra de ADN obtenida indica al presunto autor material, que "ha estado dos años en prisión", una petición que la jueza ha denegado.

El perito del segundo informe, realizado en 2016, ha señalado que la técnica con la que se analizaron los bastoncillos con los que se recogieron las muestras de ADN es más avanzada, razón por la que se obtuvieron con esta técnica resultados ante el primer análisis realizado, un perfil genético que fue introducido en la base de datos de seguridad.

En el segundo análisis se obtuvieron dos perfiles de ADN en el que predominaba el del presunto autor material del crimen, que, según un responsable de la Guardia Civil que efectuó dicho estudio biológico, reveló tres coincidencias en la base de datos con el perfil del acusado.

"La llave fue tocada al menos por dos personas distintas", ha reconocido el agente responsable del análisis de ADN, que ha asegurado que es "imposible" que el perfil sea el mismo al de otro individuo.

El tercer análisis, realizado a la propia llave de acceso encontrada en la escena del crimen, no ha arrojado resultados de perfil genético ni restos, ya que todos los restos fueron extraídos en el primer trabajo.

Por último, otro investigador responsable del segundo informe y del reconocimiento del perfil de ADN en la base de datos de las fuerzas de seguridad españolas ha asegurado que el ADN introducido fue cotejado y confirmado.

"Las cosas no salen por arte de magia, éste es un método científico que se aplica", ha sentenciado el perito del tercer informe, que ha reconocido que si se hace un cotejo es "porque hay un perfil genético que se carga en la base de datos", un procedimiento que ha valorado como diario y automático.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Agosto 2020
L M X J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD