23-09-2019 / 15:39 h EFE

Un total de los 539 menores que crecen en centros de Castilla y León se encuentran a la espera de una familia, si bien de los 1.324 bebés, niños y adolescentes que hay en acogida en la Comunidad (1.245 bajo la tutela de la Junta), más del 40% -785- ya se encuentran en hogares, según datos facilitados a Efe por la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades.

Muchos de ellos darán el paso a la vida adulta tras pasar una infancia sin padres e institucionalizados en distintos recursos de acogida.

Los que ya no son tan pequeños, forman parte de un grupo de hermanos o están afectados por alguna discapacidad o enfermedad crónica lo tienen más complicado.

Frente a ellos, un total de 344 menores están en manos de parientes -en jerga administrativa: familia extensa- como tíos y abuelos.

Los demás (441) sí han sido acogidos por personas ajenas, es decir, sin vínculos de consanguinidad en el marco de una fórmula mucho más rentable que el internamiento en un centro, tanto a nivel emocional como económico.

Por ello, los esfuerzos del Gobierno autonómico se centran desde hace ya años en incrementar la bolsa de familias ajenas decididas a hacerse cargo de sus cuidados.

No en vano, los expertos sostienen que crecer en un hogar logra minimizar los efectos de una realidad de dificultad social (maltrato, abandono, encarcelamiento, drogadicción, fallecimiento o pobreza extrema de los progenitores) sobre el niño.

Así, este recurso social tiene la finalidad de facilitar al menor un clima de estabilidad emocional, mientras se solucionan las causas que han dado lugar a la separación de sus padres.

Por provincias, la Junta tutela a 357 menores en León. Por detrás se sitúan Valladolid (183), Salamanca (163), Burgos (127), Ávila (125), Palencia (94), Zamora (77), Segovia (71) y Soria (48), para un total de 45 más que hace un año.

El acogimiento, que es incompatible con la adopción, tiene un principio y un fin que llega cuando los padres biológicos superan el problema que dio lugar a la situación de desamparo y, por ende, a la pérdida de la custodia.

El objetivo es que nunca pierdan el contacto con su familia (con arreglo al plan de intervención establecido) y vuelvan con ella lo antes posible, aunque a veces, lamentablemente, eso no ocurre.

La normativa nacional establece tres tipos de acogimiento familiar: de urgencia (para menores de seis años con una duración no superior al medio año), temporal (durante un máximo dos años y se resolverá si el menor vuelve con sus padres o se decide una medida más estable como la adopción) y permanente (se constituirá pasados los dos años de acogimiento temporal y tendrá lugar cuando no sea posible la reintegración familiar o en casos de menores con necesidades especiales, si las circunstancias lo aconsejan).

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Diciembre 2019
L M X J V S D
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD