19-09-2019 / 14:49 h EFE

La disminución de los cotos sociales y privados de caza menor, con menos capturas cada año, y el aumento de estos en la caza mayor son unas de las conclusiones que se extraen del informe "Situación de la Caza en Extremadura” durante la temporada 2017/2018.

Responsables de la Federación Extremeña de Caza (FEDEXCAZA) y la titular del Consejo Económico y Social (CES), Mercedes Vaquera, han presentado este jueves en Cáceres este tercer informe que da una “perspectiva real y actualizada” sobre la evolución del sector cinegético en Extremadura.

Un 83,2 por ciento de la superficie de la región es terreno cinegético, según ha señalado el vicepresidente de FEDEXCAZA, Manuel Gallardo, con 3.341 cotos en 3,4 millones de hectáreas

En concreto, hay 614 cotos sociales y 1.927 de caza menor, frente a los 617 y 1.959 de la anterior temporada; mientras que los de caza mayor aumentan en 7 hasta 800.

La recuperación de la caza menor en la región, el relevo generacional y la incorporación de la mujer a las actividades cinegéticas, son algunos de los retos de FEDEXCAZA, según ha expuesto su presidente José María Gallardo.

Sobre esto, ha abogado por que se implanten políticas de impulso para afrontar el envejecimiento del sector y el acceso de la mujer para que forme parte de la caza de “forma activa”.

A su juicio, la caza es una herramienta “imprescindible” para la gestión de los ecosistemas, la conservación y recuperación de especies protegidas, y es un sector que atraviesa un momento “muy delicado” en la región por la situación de la caza menor y la “creciente presión animalista”.

En este sentido, ha explicado que en los últimos diez años ha habido un descenso del 75 por ciento en la caza del conejo en la provincia de Badajoz, mientas que en la de Cáceres se capturan más ciervos que conejos por segundo año consecutivo.

Sobre la situación de la caza menor, ha expuesto que su principal problema es “estructural” y escapa de la gestión cinegética de los cotos, pues tiene que ver con las enfermedades de los conejos y liebres que acaban con las poblaciones de estos animales.

Así, a su juicio, en Extremadura no existen medios de investigación de referencia para dar una rápida respuestas a esto.

Respecto a los animales abatidos en caza mayor, se denota un estancamiento en jabalíes, con 24.164, y en ciervos, 38.446 en 1.664 monterías durante la temporada, un dos por ciento menos.

En caza menor la situación es “catastrófica” en la liebre con un descenso del 37 por ciento en la provincia pacense, la más significativa, mientras que en conejo es de un 20 por ciento.

Por otro lado, el flujo económico generado se mantuvo alrededor de los 385 millones de euros en la región, con seis millones de ingresos públicos por impuestos y tasas y un valor de la carne de especies de caza mayor de 8,1 millones de euros.

Según el informe, a pesar de que las licencias expedidas de caza en Extremadura disminuyeron durante la temporada 2017/2018 en 2.614 respecto al anterior ejercicio, siguiendo la tónica de los últimos años, el número de licencias vigentes aumentó en 971, alcanzando la cifra de 89.856.

Respecto a esto, el próximo informe, según ha dicho el presidente de FEDEXCAZA, dará una situación más real del número de cazadores de la región al simplificar las licencias a dos la última modificación de ley regional de caza.

Por último, el informe hace referencia a la situación socioeconómica de los municipios del entorno del parque natural de Monfragüe, y denota que la prohibición de cazar en los parques nacionales no ha beneficiado “en absoluto” al desarrollo de los entornos rurales “sino al contrario”, ha afirmado el vicepresidente de FEDEXCAZA.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Noviembre 2019
L M X J V S D
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 30
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD