21-08-2019 / 14:41 h EFE

Tras varios das de lucha contra el fuego en la isla de Gran Canaria, las secuelas materiales y emocionales comienzan a aflorar entre los afectados y muchos de ellos son familias que se dedican al campo y que aseguran "haber vivido un autntico infierno".

Los testimonios muestran el miedo y sobretodo la incertidumbre que vivieron en los primeros momentos cuando algunos de ellos tuvieron que abandonar las fincas dejando atrs sus tierras y su ganado, sin saber qu sera de ellos.

Las llamas han estado cerca pero finalmente no han provocado muertes entre el ganado pero s han arrasado multitud de tierras anexas a los establos en los que estas familias cultivan maz y otros cereales para alimentar a los animales y patatas y frutales para consumo propio y de venta local.

Coralia Gonzlez tuvo que huir de la finca, en la que vive, y dejar tras de s sus bienes materiales y el centenar de cabras y ovejas en su parcela en Lomo del Palo (Altos de Gldar).

Escoltada por Proteccin Civil, pudo acceder horas despus a sus terrenos donde fue testigo directo de la devastacin: maquinaria, instalaciones de agua, tierra y vallas arrasados por el fuego cuyas prdidas estima en unos 30.000 euros pero con el consuelo de haber salvado a sus animales y la vivienda principal.

Da las gracias a los efectivos antiincendios y al Ayuntamiento de Gua, cuyo alcalde, dice, mostr un fuerte empeo en que las cercas donde hubiera ganado fuesen refrescadas continuamente; eso, y acciones como la de los bomberos, que no dudaban en llenar los bebederos de agua cuando pasaban por la zona, cree que han sido claves para evitar las muertes de los animales.

Est a la espera de poder subir hoy o maana a la finca para instalarse de nuevo y retomar su actividad en la medida de lo posible, mientras espera que las instituciones agilicen ayudas que les permitan reponer las prdidas.

Dunia Moreno pertenece a una familia tpica de la zona: hermanos y padres dedicados al campo con las tareas normalmente repartidas de tal forma que los hombres se encargan de ordear y las mujeres elaboran los quesos.

Esta rutina se rompi el pasado sbado cuando el fuego les oblig a abandonar sus pertenencias y poner rumbo con sus cabras al pueblo ms cercano, San Jos de Caideros, donde las refugiaron en la carpa de las fiestas.

La tranquilidad les dur poco por que el incendio lleg a ese pueblo y pusieron rumbo a Saucillo que, igualmente, result afectado por lo que el periplo continu hasta la vecina Agazal.

Forrajes quemados, vallas tumbadas o cables de luz cados es el panorama que les espera en su explotacin cuando puedan volver a ella.

Milagrosa Moreno gestiona junto a su marido la quesera "Campo de Gua" gracias a las ms de 250 ovejas y cabras que poseen y que, al igual que Dunia, no dudaron en trasladar hacia una zona ms segura cuando vieron que el incendio iba a llegar a su terreno.

Sus animales se encuentran ahora a salvo repartidos en un campo de ftbol y en un corral donado por un vecino donde les estn suministrando alimento y ordeando a diario.

Estn a la espera tambin de poder volver pero saben que el forraje ha sido pasto de las llamas aunque, en su caso, s se ha salvado la zona de cultivo de maz, patatas y cebada.

Los agricultores canarios comienzan poco a poco a ser conscientes del desastre y a calcular las prdidas que les ha ocasionado este incendio, uno de los ms virulentos de la ltima dcada en Espaa.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo ms tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Noviembre 2019
L M X J V S D
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 30
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD