07-08-2019 / 11:31 h EFE

El uso del chupete o de "biberones de ayuda" en los recién nacidos puede dificultar el agarre a la lactancia materna, que la Organización Mundial de la Salud (OMS) aconseja como forma exclusiva de alimentación hasta los seis meses de vida.

Así lo asegura, coincidiendo con la semana mundial de la lactancia materna, que se celebra del 1 al 7 de agosto, la doctora Rosa Merlos, pediatra del Hospital Vithas 9 de Octubre, una de las siete consultoras de lactancia certificada que existen en Valencia, según un comunicado del centro hospitalario.

Las consultoras certificadas en lactancia materna trabajan dentro de unos estándares y de acuerdo a un código ético establecido por el IBLCE (International Board of Lactation Consultant Examiners) y facilitan la información que optimiza las posibilidades de éxito de este tipo de alimentación.

La lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses constituye, según la OMS, la mejor fórmula para el crecimiento, desarrollo y salud óptimos de los bebés.

Según las fuentes, más allá de la "decisión legítima" de la madre de escoger entre la lactancia materna y artificial, en ocasiones los intentos por alimentar al bebé con pecho "se frustran".

"Creencias como que no se produce la cantidad suficiente de leche, o que la leche que se produce no es de buena calidad, unido a un desconocimiento de la técnica, están detrás de la inmensa mayoría de los casos", indican.

La doctora Merlos señala que la "inmensa mayoría de intentos fallidos se debe a una técnica incorrecta" y por ello recomienda "acercarse a la lactancia ya desde el embarazo".

"Amamantar no es solamente un acto instintivo, también requiere aprendizaje, información y sobre todo observación previa, y la mejor manera de prepararse para la lactancia materna es acudir a un grupo de apoyo a la lactancia materna durante el embarazo", asegura.

Para favorecer el proceso, las consultoras certificadas en lactancia materna aconsejan "evitar los biberones de ayuda" salvo indicación médica porque la leche artificial "llena al bebé y minan su interés por mamar, entonces el bebé succiona menos y la madre produce menos leche".

También señala que es conveniente evitar el chupete durante las primeras semanas, hasta que la lactancia esté bien establecida porque un recién nacido "ha de aprender bien cómo mamar del pecho, y tetinas artificiales como el biberón o el chupete pueden dificultar este aprendizaje".

Según la especialista, la escasa producción de leche es una de las principales preocupaciones de las madres lactantes, aunque la "inmensa mayoría" de ellas puede producirla.

Cuando el niño succiona desencadena un impulso nervioso que viaja hasta el cerebro, donde induce la producción de dos hormonas: la prolactina, que se encarga de la producción de la leche, y la oxitocina, que provoca la eyección o salida de la leche.

"La clave para aumentar la producción de leche está en el vaciado del pecho. Cuanto más se vacía, más produce en respuesta. Lo principal es que el bebé se agarre correctamente y pueda tomar sin restricciones, a demanda", explica.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Enero 2020
L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD