25-07-2019 / 13:23 h EFE

La presidenta electa de la Comisión Europea (CE), la alemana Ursula von der Leyen, se reunió en Varsovia con el primer ministro de Polonia, Mateusz Morawiecki, para analizar quién asumirá las carteras de la futura Comisión Europea (CE) y limar asperezas entre la UE y el país centroeuropeo.

"Vamos a plantear qué carteras puede asumir Polonia", explicó Morawiecki antes del encuentro, subrayando la intención de su país de asumir "una de las carteras más relevantes" de la nueva CE, en referencia a las de Economía, Mercado Interior, Energía, Agricultura o Presupuestos.

La visita a Varsovia es la segunda parada (la primera fue en París) dentro de la ronda de contactos con líderes europeos que Von der Leyen ha iniciado tras su elección la pasada semana en una votación donde fueron decisivos los votos del partido gobernante en Polonia, la fuerza nacionalista Ley y Justicia (PiS).

"Polonia es un país importante dentro de la UE, y para mí era una prioridad visitar Varsovia junto con Berlín y París", señaló la presidenta electa de la CE, cuya reunión con Morawiecki tiene como principal objetivo "exponer la estrategia que seguirá al frente de la Comisión", según explicó la propia Von der Leyen.

La alemana llegó a Varsovia con un mensaje de diálogo, "incluso sobre las cuestiones más difíciles como los problemas relacionados con la migración y el Estado de derecho", destacó.

"En mi opinión, es muy importante escucharse mutuamente y mostrar respeto mutuo, sin olvidar nunca por qué estamos en la UE y por qué nos unimos a la UE", recordó Von der Leyen.

Precisamente, Varsovia espera que sea posible alcanzar un compromiso con Von der Leyen en los tres puntos clave que han generado conflictos con Bruselas en los últimos años: el Estado de derecho, la inmigración y las políticas climáticas, según explicó a Efe un responsable del partido Ley y Justicia (PiS).

El Gobierno polaco espera que Bruselas reconozca el hecho de que para Polonia es difícil reducir las emisiones de gases de efecto invernadero al ritmo de sus vecinos occidentales, al tiempo que pide que se cree un mecanismo para evaluar el Estado de derecho en toda la UE, no sólo en Polonia o Hungría.

Sobre la cuestión de la inmigración y los refugiados, Varsovia quiere que la UE tenga en cuenta que Polonia ya acoge a más de un millón de ciudadanos ucranianos emigrados por la crisis y la situación bélica que vive parte de la exrepublica soviética.

La decisión de venir a Varsovia justo después de París es para el Ejecutivo polaco una señal de que la futura presidenta de la CE tendrá un talante diferente a Jean-Claude Juncker y Franz Timmermans, actuales presidente y vicepresidente de la institución, que han sido críticos con el Gobierno polaco.

Polonia apoyó la elección de Von der Leyen frente a los aspirantes que "regañan, imponen, dividen y crean conflictos en Europa", según declaró en su momento Morawiecki, en una referencia a la candidatura del socialdemócrata Timmermans.

Timmermans está considerado el promotor de la aplicación del procedimiento del Artículo 7 del Tratado de la UE contra Polonia, a raíz de las reformas impulsadas por Varsovia, especialmente en materia judicial, que Bruselas considera atentatorias contra la separación de poderes y el Estado de derecho.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Diciembre 2020
L M X J V S D
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD