22-07-2019 / 15:32 h EFE

En el último mes, efectivos del Ejército de Camerún han matado al menos a cuatro civiles y han violado a una mujer durante operaciones de contrainsurgencia en la región anglófona del noroeste del país, denunció hoy Human Rights Watch (HRW) en un comunicado.

"Estos últimos delitos se suman a una larga lista de abusos de las Fuerzas de Seguridad camerunesas", aseguró el director para África Central de HRW, Lewis Mudge, quien denunció también saqueos y quemas de aldeas.

Desde finales de 2016, Camerún se encuentra sumido en una crisis de violencia causada por las demandas separatistas de grupos armados, que reclaman la independencia de las regiones anglófonas del noroeste y del sudoeste.

El comunicado subraya que los asesinatos extrajudiciales y el uso excesivo de la fuerza por parte del Ejército han sido frecuentes desde el inicio de este conflicto.

El 21 de junio, una veintena de soldados violaron a una mujer de 40 años en Kumbo, en el noroeste del país, mientras que el 10 de julio en Bamenda soldados de las Fuerzas Aéreas camerunesas mataron de un disparo en el pecho a un joven de 20 años con discapacidad mental, además de a un trabajador de la construcción.

Ese mismo día, un anciano de 80 años murió después de que una supuesta bala perdida le hiriera mortalmente durante los altercados entre soldados y grupos separatistas en esa misma ciudad, capital de la región del noroeste.

Finalmente, el 4 de julio, soldados cameruneses mataron a una enfermera de 24 años en su hogar, también en Bamenda, e hirieron de gravedad a su hermana de 15 años, según HRW.

"Las autoridades niegan que se esté matando y violando a gente, por lo que es esencial recordarles que el mundo les está observando", apuntó Mudge.

La crisis en las regiones anglófonas, que comenzó en 2016 con protestas pacíficas y reclamos de un uso más igualitario del inglés en tribunales y centros educativos -en una nación en la que el 80 % de la población es francófona-, se recrudeció a finales de 2017.

Ese año, después de que Ejército reprimiera con dureza protestas a gran escala para celebrar la independencia simbólica de las regiones anglófonas -acabando con la vida de más de 20 manifestantes-, numerosos grupos separatistas comenzaron a exigir por medio de las armas mayores derechos.

El presidente de Camerún, Paul Biya, en el poder desde 1982 y reelegido el pasado 7 de octubre para un séptimo mandato, instó a los grupos separatistas, en su discurso de jura de cargo, a que depusieran las armas y retomaran el diálogo.

Camerún fue colonia británica y francesa hasta 1960, cuando se independizó de ambas potencias e instauró un Estado federal que perduró hasta la celebración de un referéndum en 1972, que dio luz verde a su unificación.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Septiembre 2020
L M X J V S D
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 30      
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD