06-07-2019 / 23:40 h EFE

La hija de Serge Gainsbourg y Jane Birkin, Charlotte, convertida en la actualidad en actriz de prestigio y cantante cotizada en festivales 'indies', ha mostrado este sábado en Peralada a través de la música su mundo interior, sacudido con la muerte de su hermana y volcado en el disco "Rest".

Gainsbourg, lejos de esos macroescenarios, ha dejado entrever el dolor que siente por esa pérdida, pero también la calidez de su voz y su capacidad de hipnotizar al público con melodías de calado.

La artista arrancó con "Lying with you", sentada al teclado en un marco de neón dentro de una escenografía futurista y acompañada por cinco músicos, dos de ellos encargados, además de sus respectivos instrumentos, de los apoyos vocales y un tercero dedicado en exclusiva a modo de coro.

La organización del Festival de Peralada, consciente del aura de Charlotte Gainsbourg, la escogió para protagonizar la primera actuación musical de la edición de este año, que comenzó el jueves de la mano del Ballet Mariinski.

La presencia de Gainsbourg supone también una declaración de intenciones en forma de protagonismo de la figura femenina en esta cita ampurdanesa y la artista ha respondido con creces micrófono en mano.

La cantante permaneció sentada hasta que sonaron los acordes de "Sylvia Says" y decidió levantarse para entonar la letra micrófono en mano mientras caía una finísima y breve lluvia sobre el auditorio de Peralada.

La chanson francesa ha estado siempre presente en los temas escogidos por Charlotte Gainsbourg, aunque perfilada por ese pop indie que la llevó el año pasado al Primavera Sound.

"Paradisco" puso en pie a los más dados al baile de entre el público, pero llegó el momento de "Kate", el homenaje a su hermana, que cantó desde el fondo del escenario, como si quisiera preservar sus sentimientos de la observación directa y próxima.

Antes de "Rest" tuvo unas palabras para la figura de Kate y, poco después, volvió a los ritmos electrónicos y bailables que precedieron a los bises, "Lost Lenore" y la mítica "Lemon incest", la canción con la que acaba sus conciertos y que grabó con su padre a los trece años.

La actuación de Gainsbourg, que ha concluido con la ovación del público, ha servido también de broche a la Noche del Cine, una velada organizada por el Festival de Peralada y el Festival Internacional de Cine de Barcelona.

La fiesta ha contado por lo tanto con la presencia de actores y directores, entre los que ha destacado Isabel Coixet, que ha posado con sus compañeros en la sesión habitual de fotos.

Tras el Ballet Mariinski y Charlotte Gainsbourg, la programación de Peralada se toma un pequeño respiro para regresar el próximo martes con un diálogo con Paco Azorín, el director de escena responsable de la nueva producción del Festival de Peralada, La Traviata, en la Sala del Cor del Gran Teatre del Liceu.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Septiembre 2019
L M X J V S D
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 30          
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD