21-06-2019 / 16:20 h EFE

La recuperación de los bienes del pecio de la fragata Mercedes, hundido a principios del siglo XIX en el golfo de Cádiz y recuperado por España tras un litigio contra los cazatesoros de Odyssey, fue incluida este viernes en la lista de buenas prácticas del Patrimonio Cultural Subacuático de la Unesco.

En el segundo día de reunión de la Convención sobre el Patrimonio Cultural Subacuático en París, los expertos dieron este reconocimiento a España tanto por los pleitos contra la empresa estadounidense Odyssey, que encontró el pecio y lo expolió, como por las diferentes campañas submarinas de recuperación de objetos.

Se trata de la quinta actuación de España que se incluye en esta lista destinada a favorecer la recuperación del patrimonio sumergido, lo que le convierte en el país más representado.

Con anterioridad, la Organización de la ONU para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) ya había distinguido otras de sus iniciativas como la protección jurídica del patrimonio arqueológico subacuático en Andalucía o la actuación con el pecio romano Bou Ferrer, que se hundió frente a la localidad alicantina de Villajoyosa

También están inscritos en ese registro la prospección y excavación arqueológica del pecio Deltebre I, en Tarragona, y la investigación arqueológica en los pecios Cala Cativa I y Cap del Vol, en la localidad gerundense de Port de la Selva.

En el caso de la fragata Mercedes, la Unesco reconoce todo el trabajo llevado a cabo por España para que los restos rescatados del barco se encuentren en la actualidad en el Museo Nacional de Arqueología Subacuática (ARQVA), de Cartagena.

El barco, botado en La Habana en 1786, cubría la ruta entre las colonias americanas y la metrópoli. Se hundió en una batalla con naves británicas el 5 de octubre de 1804, con un importante cargamento a bordo.

En 2007 fue encontrado por Odyssey, que extrajo 14 toneladas de monedas y objetos preciosos que la empresa se llevó a Estados Unidos.

España comenzó entonces un litigio jurídico para reclamar la propiedad de los objetos, que acabó en 2012 con la devolución del tesoro y su traslado al museo de Cartagena.

En ese pleito "fue clave la participación de diferentes instituciones, coordinadas por el Ministerio de Cultura y Deporte, que hicieron posible la devolución de las 14 toneladas de carga expoliadas por la empresa Odyssey", indicó en un comunicado el Ministerio español de Cultura.

La Unesco también destacó las campañas dirigidas por el ARQVA en 2015, 2016 y 2017, con la colaboración del Instituto Español de Oceanografía y de la Armada, para recuperar del fondo del mar más piezas, desde pequeños objetos hasta dos grandes culebrinas del siglo XVI.

Según el departamento de Cultura, se lograron "varios hitos en la historia de la arqueología subacuática, tanto por la profundidad a la que se han realizado las excavaciones como por su meticulosidad científica".

La Unesco igualmente reconoció en su reunión de París otras cuatro propuestas, entre ellas el patrimonio cultural subacuático del banco Chincorro, en México.

Junto a ellos, se incluyó la excavación reconstrucción, restauración y presentación al público del barco de Arles, en Francia; el mapa arqueológico subacuático de las Azores, en Portugal; y el fenómeno fluvial Ljubljanica, en Eslovenia.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Noviembre 2019
L M X J V S D
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 30
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD