20-06-2019 / 14:00 h EFE

El verano que comienza a las 17:54 horas de este viernes será previsiblemente caluroso en Navarra, con temperaturas por encima de lo normal, si bien en sus primeras horas los termómetros se situarán por debajo de lo habitual en esta época.

Así lo ha apuntado el delegado territorial de la Agencia Estatal de Meteorología, Pedro Oria, en una rueda de prensa en la que ha apuntado que según los modelos que manejan la predicción para julio, agosto y septiembre refleja "bastante calor" en el centro y este de Europa, y parece que también en la península Ibérica.

En Navarra, ha puntualizado, "no está tan claro, pero sí parece que estarían algo por encima de lo normal en el cómputo global".

En cuanto a las precipitaciones, ha comentado que la "fiabilidad es bajísima", puesto que hay modelos que la sitúan por encima de la media, otros por debajo y algunos similares, por lo que no se ha atrevido a precisar si será más lluvioso o seco de lo normal.

Lo que sí ha indicado que es que este jueves y mañana viernes, coincidiendo con el cambio de estación, las temperaturas estarán por debajo de lo habitual en la Comunidad Foral, en algunos casos sin llegar a los 20 grados.

A partir del sábado subirán y se recuperarán llegando a valores superiores a lo normal, con jornadas calurosas el domingo, el lunes y el martes y temperaturas altas o muy altas a partir del miércoles, sin descartarse los 38 o 39 grados en algunas zonas de la Ribera.

Se esperan precipitaciones hoy y mañana, que serán cuantiosas en algunas zonas del Pirineo y a partir de la tarde del viernes se prevén bastantes días sin lluvia.

El mes de julio comenzará con temperaturas por encima de lo normal en el interior de la península, pero no así en zonas del Cantábrico, por lo que "en Navarra, que aparece en medio, hay bastante incertidumbre sobre cómo puede ser esta primera semana", ha señalado Oria, quien ha indicado que es "probable que haya temperaturas por debajo de lo normal".

Aunque del 8 al 14 de julio los datos son menos fiables, ha comentado que "parece que las anomalías positivas de temperaturas afectarían a toda Europa" y las precipitaciones se apuntan "por debajo de lo normal".

Respecto a la primavera que ahora acaba, ha indicado que marzo fue un mes "normal" en cuanto a temperaturas, con anomalías que oscilaron entre -0,4 grados en Pamplona-Noáin; Roncesvalles y Monreal, y de un 1 grado en Tudela, y "muy seco", con tendencia a seco en el noroeste, con un porcentaje de precipitación que promedió un 40 % respecto a las normales de referencia.

También abril fue "normal" en cuanto a las temperaturas, con anomalías entre -0,4 grados en Bardenas y 0,9 en Irurita, y en ese caso "normal, aunque contrastatado", respecto a las precipitaciones, puesto que fue seco en el noroeste y húmedo en puntos de la cuenca de Pampl9ona, Pirineo, Estella Occidental y Tudela. El porcentaje de precipitación promedió un 89 % respecto a lo normal.

"Muy frío" en términos generales fue el mes de mayo, con anomalías de entre -2,2 grados en Monreal e Ilundain y de -0,5 en Tudela, y "entre húmedo y muy húmedo", especialmente en el noroeste, Aoiz y Navarra Media, pero no así en puntos de Estella Occidental, Ribera y Roncal-Salazar donde fue incluso "seco". El porcentaje de precipitación promedió un 147 % con respecto a las normales.

De esta forma se otorga un carácter entre "normal y frío" al conjunto estacional y "normal" en cuanto a precipitaciones. Ha sido la cuarta primavera más fría en Pamplona desde comienzos de siglo, pero lejos de las décadas de los 70 y 80, ha precisado.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Diciembre 2019
L M X J V S D
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD