18-06-2019 / 22:10 h EFE

El presidente saliente de Mauritania, Mohamed Abdel Aziz, que no puede presentarse en los comicios presidenciales del prximo sbado tras cumplir dos mandatos, deja segn los observadores un balance moderado en el cual la seguridad territorial es el punto ms fuerte de sus once aos en el poder.

Mauritania no ha sufrido desde hace una dcada un ataque terrorista en su territorio tras los atentados que sacudieron el entre 2005 y 2010.

En este perodo, los comandos de Al Qaeda en el Maghreb Islmico (AQMI) mataron a una treintena de militares mauritanos en varias operaciones, y a tres turistas franceses cerca de Aleg, a 260 kilmetros del sureste de Nuakchot, as como un activista humanitario estadounidense en pleno centro de la capital mauritana.

Adems, cuatro cooperantes espaoles fueron secuestrados en 2009 en una carretera entre Nuadib y Nuakchot, adems de otro ciudadano italiano tambin secuestrado en el mismo ao en el este del pas.

Frente a esta "tenacidad" terrorista, el presidente Abdel Aziz -que lleg al poder tras un golpe de estado en 2008 y fue elegido presidente de la repblica en 2009- decidi movilizar grandes recursos y demostr entonces su determinacin para acabar con este problema.

La determinacin del presidente mauritano se ha traducido en represalias que culminaron en junio de 2011 con la creacin de fuerzas de lite, apoyadas por la aviacin del pas.

Las incursiones del ejrcito mauritano llegaron hasta el territorio maliense con la destruccin de los escondites de AQMI en el bosque de Wagadou.

El mensaje que transmiti entonces el presidente mauritano era: hay que buscar a los terroristas all donde se esconden.

Este logro fue elogiado por las potencias occidentales, preocupadas por el avance del terrorismo en el Sahel, y por la misma poblacin mauritana, que a menudo suele manifestar sus reservas en cuando a los logros del Gobierno en otros mbitos econmico y social.

En cuanto a los otros sectores, las esferas oficiales se refieren a un xito econmico reflejado por tasas de crecimiento de 3,5 % en 2018, y unas previsiones de 4,5 % en 2019.

Las fuentes oficiales subrayan un aumento del 20 % de los recursos presupuestarios y una triplicacin de los ingresos tributarios en los ltimos diez aos.

Las cifras oficiales ms recientes insisten sobre una subida de 300 % de los ingresos de recursos mineros, y del 75 % de los ingresos de pesca, dos sectores claves de la economa mauritana.

No obstante, varios analistas deploran que estos resultados no hayan tenido repercusiones sobre el ciudadano comn, y subrayan que indican ms bien un desequilibrio en cuanto a la distribucin de riqueza.

Otro aspecto sobre el que insiste el gobierno de Abdel Aziz son los avances que ha realizado en la ltima dcada en infraestructuras con la construccin de miles de kilmetros de carreteras, el prestigioso de Nuakchot Oumoutounsi, el nuevo puerto de pesca artesanal de Tanit construido en el norte de Nuakchot, o el de N'diago est en curso de construccin en el suroeste de la capital.

En lo que se refiere al mbito social, el presidente mauritano se congratula del nmero importante de estructuras mdicas que haba construido durante sus dos mandatos.

Estructuras que han dado una alternativa real a numerosos pacientes con enfermedades graves que en el pasado se encontraban obligados a buscar tratamiento en el extranjero.

Y en lo que se refiere al registro de derechos humanos, el perodo de Abdel Aziz fue marcado por la aprobacin de leyes que clasificaron por primera vez los casos de esclavitud como delitos imprescriptibles, aunque varias ONG denuncian la no aplicacin de estos textos jurdicos.

Abdel Aziz ha creado por primera vez en la historia del pas jurisdicciones especficas para el tratamiento de problemas de esclavitud, aunque la accin de estos tribunales siguen siendo limitadas.

A su balance se aade tambin la creacin de una agencia oficial encargada de lucha contra las secuelas de la esclavitud y de lucha contra la pobreza y la insercin.

Llamada "Tadamoun" (solidaridad), esta agencia tiene la vocacin de dar prioridad a los individuos o de las provincias desfavorecidas en el pas, como la comunidad de los haratin, descendientes de los antiguos esclavos.

Pero, una vez ms, se trata para los defensores de los derechos humanos de una simple herramienta de propaganda utilizada por el rgimen para ganarse el apoyo poltico de las poblaciones.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo ms tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Agosto 2019
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD