09-06-2019 / 10:39 h EFE

La guionista Isabel Peña (Zaragoza, 1983) comenzó a ver cine clásico desde muy pequeña, y eso le despertó "muchas cosas", entre ellas una profesión. Comprobó que en la historia del cine el personaje femenino no ha llevado el "peso", sino que ha ocupado un lugar secundario, relegado a "apoyar" o "subrayar". Por fin eso está empezando a cambiar, señala.

Inmersa en la escritura de un guión para una serie policíaca, también junto a Rodrigo Sorogoyen, con quien ganó el Goya por 'El Reino', interrumpe su trabajo durante unos minutos y reflexiona en esta entrevista con Efe sobre ciertas actitudes machistas que se encontró al comienzo de su carrera y que le hacían sentirse "muy pequeña". "Poco a poco veo que suceden menos y que ahora tengo más herramientas para paliarlas". Por suerte, añade, ha encontrado compañeros de viaje con los que no tiene que librar esas batallas.

Pregunta.-¿Cuáles han sido sus referentes en el cine?

Respuesta.- Empecé a ver cine clásico desde bastante pequeña porque mi padre es muy cinéfilo y eso me despertó muchas cosas. Te diría Billy Wilder y, ya cuando empecé a escoger por mí misma, los hermanos Cohen o David Fincher siempre me han interesado mucho. Luego en la Universidad comencé a ver mucho cine español de Saura, Azcona o Berlanga. Son cosas muy distintas pero que poco a poco te van conformando.

P.- Ha nombrado nombres masculinos, ¿y los referentes femeninos?

R.- Sí que tengo, por supuesto, pero han llegado un poco mas tarde. Las mujeres lo han tenido más difícil y hay que buscar mucho más para llegar hasta ellas, y eso es injusto. Kathryn Bigelow o Agnes Varda me parecen muy interesantes como guionistas o directoras.

P.- La mujer ha ocupado el papel de actriz en el cine, ¿faltan más directoras y guionistas?

R.- Sí, faltan muchísimas, pero el camino ha comenzado así que tenemos que estar esperanzados.

P.- ¿Le cuesta más a una mujer conseguir el apoyo necesario para hacer una película?

R.- Sí, exactamente igual que ocurre en otras profesiones porque vivimos en el mundo que vivimos, pero afortunadamente hemos comenzado un cambio que no se va a poder parar. Es un tiempo esperanzador, aunque queda camino.

P.- ¿En su carrera ha sufrido comportamientos machistas?

R.- Sí, los he detectado más de una vez, aunque más al principio de mi carrera cuando yo también era más inexperta. Me hacían sentirme muy pequeña. Poco a poco veo que suceden menos y que ahora tengo más herramientas para paliarlos. He ido encontrado mi sitio y he encontrado compañeros de viaje, en este caso hombres respetuosos y maravillosos, donde no tengo que librar esas batallas.

P.- ¿Qué herramientas tiene ahora? ¿Cómo reacciona a estas actitudes?

R.- Me noto a mí misma, y a todo mi entorno femenino, con más seguridad y más poder para no tener dudas.

P.- ¿Le ha ayudado ir de la mano de Rodrigo Sorogoyen? ¿Cree que le habría costado más si hubiera ido sola?

R.- No me lo había planteado, pero seguramente sí que me habría costado más, y tiene que ver con que él es hombre, pero también con que tiene un talento incontestable. Nos hemos hecho fuertes juntos. La mezcla de que sea un chico y sea tan talentoso nos ha ayudado a los dos.

P.- ¿Combinar la visión masculina y femenina enriquece el guión?

R.- Nos enriquecemos mutuamente porque él es hombre y yo soy mujer, y también porque él es él y yo soy yo. Hay una mezcla de las dos cosas, la voz propia, de cómo habitas el mundo y cómo lo miras, y la voz que viene con tu sexo. Las dos vertientes es lo que nos complementa.

P.- ¿Salen otras historias cuando el guión lo escribe una mujer?

R.- No sería tanto una cuestión de guionistas, que también, sino de productores que apuesten por un tipo de personajes. Es también una cuestión de quien lleva el peso de la historia. Ahora mismo estoy pensando en 'Volver' de Almodóvar, una película bella y abrumadora con una visión feminista, y la ha escrito, dirigido y producido un señor que se llama Pedro.

P.- ¿Faltan entonces historias protagonizadas por mujeres?

R.- Sí, son minoritarias en la historia del cine. Estamos acostumbrados al clásico personaje femenino secundario que está solo para apoyar o para subrayar, y que no lleva la carga de la historia. Ahora mismo vende y está de moda, y muchos productores están viendo esa oportunidad. Solo hay que ver la cartelera, hay más historias protagonizadas por mujeres. Por fin está sucediendo.

P.- ¿Con qué personaje femenino del cine se quedaría?

R.- Muchísimos, con la protagonista de 'Cleo de 5 a 7'; con el personaje de Frances Mcdormand en 'Fargo' o el Juliette Binoche en 'Azul'. Aunque son muy diferentes entre sí, conecto con sus conflictos. Son mujeres imperfectas es decir fascinantes, son débiles y fuertes a la vez, son complejas como tú y como yo. No son solamente una cosa.

P.- En la película de 'El Reino', la mujer del político sí que se entera de las tramas de corrupción de su marido...

R.- No nos creemos que ellas no se enteren. No nos creemos ni la más mínima palabra. Nos parecía mucho más interesante una mujer inteligente, y dentro de su deshonestidad, honesta.

P.- ¿Qué le parece que el mundo del cine haya abanderado el movimiento feminista?

R.- Me parece justo y necesario, es lo que tiene que ser. Si formamos parte de la cultura es para todo.

P.- ¿Cuál es su guión para los próximos años?

R.- No lo pienso, en ese sentido soy muy mala guionista. Como mi trabajo es tan cortoplacista he aprendido a no planificar más allá del próximo año porque lo único que puedo ganar es disgustos. Sólo puedo hablar de este año, que va a tener mucho trabajo y expectación. Estoy trabajando en una serie de género policíaco que tiene un personaje femenino que me hace muy feliz.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Diciembre 2019
L M X J V S D
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD