05-06-2019 / 22:59 h EFE

La oposición de centroizquierda ganó este miércoles las elecciones generales danesas con casi el 47 % frente al 43 % del bloque gubernamental de derecha, lastrado por el desplome del xenófobo Partido Popular, escrutado el 75 % de los votos.

El centroizquierda obtendría 89 de los 179 escaños del Parlamento danés, a uno de la mayoría absoluta, que podría lograr con el previsible apoyo de los ecologistas de La Alternativa.

El bloque gubernamental del primer ministro, el liberal Lars Løkke Rasmussen, alcanzaría los 74, y ni sumando los siete diputados de otras dos fuerzas de derecha o alguno de los cuatro mandatos de los territorios autónomos de las Islas Feroe y Groenlandia que podrían apoyarlo estaría cerca de la mayoría.

El Partido Socialdemócrata fue la fuerza más votada con el 26,9 %, apenas unas décimas mejor que en las anteriores elecciones de 2015, por delante del Partido Liberal de Rasmussen, que subiría casi cinco puntos y recuperaría la condición de segunda fuerza.

El Partido Popular Danés, apoyo externo de todos los ejecutivos liberal-conservadores desde 2001, perdió más de la mitad de sus votos y escaños para caer al 9,6 % y bajar al tercer lugar, un desplome similar al sufrido en los últimos comicios europeos.

Al triunfo del bloque opositor contribuyó sobre todo el resultado del Partido Social Liberal, con el 7,4 %, casi tres puntos más; y del Partido Socialista Popular, con el 7 % y un ascenso similar, mientras que la rojiverde Lista Unitaria bajó dos puntos para quedarse en el 5,5 %.

Las otras dos fuerzas políticas que han integrado el Gobierno de Rasmussen obtuvieron resultados dispares: la Alianza Liberal cayó al 2,2 %, cinco puntos menos; y el Partido Conservador dobló sus votos hasta el 6,9 %.

La Alternativa se quedó en el 2,4 %, la mitad que en 2015, mientras Nueva Derecha, una fuerza xenófoba surgida hace tres años, entraría en el Parlamento con el 2,5 %.

Otras dos fuerzas pugnan por superar la barrera mínima del 2 % y obtener representación parlamentaria: el Partido Democristiano y el xenófobo Rumbo Firme, que quiere prohibir el islam en Dinamarca, ambos con el 1,9 %.

La socialdemócrata Mette Frederiksen se convertiría a sus 41 años en la primera ministra más joven en la historia de Dinamarca.

Frederiksen ha insistido durante la campaña en su intención de gobernar en minoría en solitario pactando la política migratoria con el bloque de derecha, como ha hecho en la anterior legislatura, y los temas económicos y sociales, con sus aliados de centroizquierda.

Pero el resultado podría provocar que sus aliados aumentasen su presión para introducir modificaciones en la dura línea en inmigración y asilo que ha imperado en Dinamarca en las dos última décadas y que se ha acentuado desde 2015.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Agosto 2019
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD