30-05-2019 / 21:29 h EFE

Los grupos liderados por mujeres han tenido el control absoluto de las primeras horas del Primavera Sound, en una edición histórica, en la que la paridad se ha hecho realidad por primera vez y las mujeres copan más de la mitad del programa que se irá desgranando desde hoy hasta el domingo.

Una de las primeras artistas en abrir fuego ha sido la sudafricana Alice Phoebe Lu que, a pesar de su apariencia de niña de 12 años, ha dejado claro que lo suyo es el escenario, especialmente el del Primavera, donde ha tocado por tercera vez este jueves.

"Me siento como una niña pequeña con mucha suerte", ha bromeado, arrancando los aplausos de un público todavía minoritario a primera hora de la tarde, que ha visto recompensado el esfuerzo de llegar pronto con un directo eléctrico y expresivo.

Alice ha tenido tiempo de dar lecciones de feminismo con uno de sus nuevos temas, "My outside", una canción con la que ha animado a las mujeres a "autodescubrirse y disfrutar del proceso que es llegar a amar el propio cuerpo".

Odina, otra de las benjaminas de la jornada, se ha mostrado mucho más tímida, aunque no ha tenido problemas para meterse en el bolsillo a los asistentes, que al final del concierto ya coreaban su nombre.

La suya es una de esas voces dulces que de repente te sorprenden al romperse, siempre acompañada de una guitarra de la que no se ha desprendido en todo el espectáculo y respaldada por los brazos que al ritmo de sus canciones se agitaban entre los asistentes, la mayoría sentados al sol, disfrutando del buen tiempo y de la buena música.

El de Soccer Mommy ha sido el concierto más multitudinario de la tarde y también el que ha arrancado más bailes a los asistentes, que pasadas las seis de la tarde ya tenían ganas de moverse y, pese a empezar a sufrir la falta de espacio vital común en estos festivales, no han querido perder la oportunidad de ir calentando el esqueleto.

El grupo tocaba por primera vez en España y ha asegurado que "aquí la gente está loca", un comentario que las primeras filas han vitoreado animadamente.

Ya cerca de las 19:00 horas, uno de los escenarios grandes se ha abierto con los monos de cuero y el pelo cardado de The Mani-las, que no han venido directamente de los 80s, pero casi, y que han mostrado la actitud necesaria para comerse el escenario.

No les ha importado que el público no superase la veintena de personas al inicio del concierto, sabían que llegarían más y así ha sido, y mientras tanto han continuado con su festival personal de punk-rock y bases rítmicas muy rápidas y canallas.

De hecho ni siquiera han tenido miedo de morder la mano que les da de comer, pues han criticado el enorme espacio que la organización del festival reserva ante los escenarios para fotógrafos y VIPs, y han lamentado que "los conciertos ya no son lo que eran".

Tras zamparse una hamburguesa en medio del espectáculo, The Mani-las han dejado claro que ellas no son novatas, pese a que el grupo empezó a rodar el pasado septiembre, y han montando una fiesta en la que lo más importante ha sido pasárselo bien.

A partir de las 20:00 horas, el recinto del Fòrum ha empezado a estar muy lleno y las colas para entrar han llegado a los 30 minutos, "normal en un festival tan grande", según ha dicho a Efe un sonriente asistente, dispuesto a disfrutar y con pocas ganas de que nada le amargue la fiesta, como la mayoría.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Diciembre 2019
L M X J V S D
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD