25-05-2019 / 9:09: h EFE

Un estudio en el que participa la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) sobre los beneficios de la actividad física personalizada en los niños con cáncer ha obtenido el Premio Nacional de Investigación en Medicina del Deporte Liberbank, que otorga la Universidad de Oviedo.

La investigación, publicada en la revista 'Frontiers in Pediatrics', revela las ventajas que la actividad aeróbica y que el entrenamiento de fuerza durante la hospitalización constituye "una herramienta terapéutica" para mejorar la calidad de vida de estos menores, explica la UPM en una nota de prensa.

Los resultados demuestran que "es necesario diseñar programas personalizados de entrenamiento que permitan mejorar los beneficios que obtienen los pacientes infantiles y adolescentes".

Esta es la principal conclusión del estudio, en el que han han participado también investigadores de los hospitales Niño Jesús y Doce de Octubre y las universidades de Alcalá de Henares, Europea de Madrid y la Europea Miguel de Cervantes de Valladolid.

Los avances en los tratamientos han logrado que un 80% de estos menores superen la enfermedad, pero la dureza de los tratamientos empleados pueden producir "una disminución de la capacidad respiratoria y mayor debilidad muscular, durante y después del tratamiento".

Muchas veces esto se traduce en "una incapacidad para poder desarrollar actividades de la vida diaria que redundan en una importante disminución de su calidad de vida", explica el investigador Alejandro San Juan, de la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte de la UPM.

Conocedores de que el ejercicio físico mejora la intensidad cardiorrespiratoria, la fuerza muscular y la movilidad, los investigadores diseñaron un programa de entrenamiento basado "en ejercicio aeróbico más entrenamiento de fuerza que mejorase la forma física y la movilidad funcional en niños con tumores sólidos".

Para ello, "se aprovechó el periodo en que los menores tienen que permanecer ingresados para recibir la quimioterapia neoadyuvante, menos agresiva que la convencional", para someterles a este entrenamiento, previa autorización médica.

La conclusión fue que los menores que se habían sometido al entrenamiento "experimentaban mejoras en sus niveles de fuerza y de resistencia cardiovascular, aunque con ciertas variaciones. La respuesta al ejercicio fue positiva para la mayor parte de los pacientes", agrega la nota.

"Nuestros resultados demuestran que es necesario tomar conciencia de que la práctica de ejercicio durante la hospitalización es una herramienta terapéutica. Es necesario diseñar programas personalizados de entrenamiento que permitan mejorar los beneficios" en pacientes infantiles y adolescentes, concluye uno de los autores del estudio.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Noviembre 2019
L M X J V S D
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 30
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD