18-05-2019 / 18:09 h EFE

El Bidasoa de Irún se ha asegurado el segundo puesto de la Liga Asobal, a falta de una jornada, al ganar este sábado por 28-26 al Logroño, que era el único equipo que podía arrebatarle esa plaza y que acabará la temporada tercero.

El equipo guipuzcoano ha merecido esta campaña un lugar destacado en el balonmano español por el mismo motivo por el que ha ganado hoy: una solidez mental encomiable con la que es capaz de sobreponerse a cualquier circunstancia.

En Logroño el Bidasoa tuvo varios momentos en los que parecía incapaz de superar a su rival, pero nunca se entregó; siguió con su propia personalidad, con su propio estilo hasta que eso le llevó a vencer.

Así pudo celebrar con los centenares de aficionados "amarillos" que había en la grada el subcampeonato de la Liga Asobal, que puede servirle para jugar la Champions, si la EHF concede una segunda plaza a España en esa competición.

El Bidasoa ganó en Logroño también porque supo leer el partido y fue consciente de las características del Logroño, las que al final le han impedido ser segundo.

Una forma de jugar por "oleadas" que le penaliza cuando sus peores rachas de juego llegan en la recta final de los partidos, como hoy.

Hasta entonces el Logroño había mandado en el partido gracias a que cuando tuvo sus buenos momentos logró un balonmano apabullante, de quilates y al alcance de pocos equipos.

Así, empezaron el partido con siete minutos plenos de defensa, contraataque y buenos lanzamientos (10-5); pero justo después llegó su bajón y el Bidasoa, que parecía "agazapado", aprovechó para meterse en el partido (10-9) y seguir cerca de los locales hasta el descanso (15-13), guiado por el francés Leo Renaud-David, determinante en los momentos en los que se decidió el encuentro.

El Logroño era consciente de que debía subir el nivel de juego para mantenerse por delante y volvió a su mejor versión cuando se acercaba el minuto diez del segundo tiempo (21-16).

La defensa adelantada de Ilic, junto a la movilidad de Balenciaga y Kukic y la velocidad de todo el equipo riojano parecieron decantar el partido.

Pero solo fue un espejismo, porque el que realmente incrementó su concentración y intensidad global fue el Bidasoa, que cerró su defensa y en ataque mantuvo un nivel de acierto altísimo.

Así, poco a poco, empezó a descentrar al equipo riojano, cada vez más "asfixiado" y nervioso.

El choque llegó a la recta final equilibrado en el marcador, (25-26 a cinco minutos del final) pero con el Bidasoa más entero; y eso fue lo que determinó el resultado final, porque los vascos no se descompusieron (apoyados por un Ledo a un nivel altísimo en la portería) mientras que los riojanos fueron víctimas de sus propios nervios.

Ficha:

26.- Logroño La Rioja (15+11): Sergey Hernández (p), Ilic (4), Javier Muñoz (5,1p), Moreira (3), Kukic (4), Del Arco (2), Garciandia (4), Sánchez Migallón, Balenciaga (3), Fekete (1) y Scott.

28.- Bidasoa Irún (13+15): Manuel Ledo (p)(1), Iñaki Cavero (2), Mikel Zabala, Iker Serrano, Paco Barthe (5), Tesoriere, Seri (4), Odriozola (4,1p), Joaquín Salinas (1), De la Salud (4), Leo Renaud-David (5) y Rodrigo Salinas (2).

Parciales: 3-2, 7-5, 10-7, 10-9, 13-11, 15-13 (descanso), 17-15, 21-16, 22-21, 23-24, 25-26 y 26-28 (final).

Árbitros: Sergio Rodríguez y Andrés Rosendo. Excluyeron por dos minutos a los locales Sánchez Migallón, Kukic y Javier Muñoz; y a los visitantes Esteban Salinas, Barthe y Leo Ranud-David.

Incidencias: Alrededor de dos mil ochocientos espectadores en el Palacio de los Deportes de La Rioja. Tras el partido, mientras el Bidasoa celebraba el subcampeonato de la Liga Asobal, los aficionados locales despidieron a Del Arco, Muñoz, Fekete e Ilic, que no jugarán en Logroño la próxima campaña.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Abril 2020
L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD