17-05-2019 / 13:32 h EFE

Un joven de 23 años, vecino de Moaña (Pontevedra), será investigado penalmente por sendos delitos contra la seguridad vial después de ser sorprendido por la Guardia Civil en dos ocasiones y en el escaso margen de dos horas cuando conducía con evidentes signos externos de embriaguez.

Según ha informado el instituto armado, el joven fue interceptado por primera vez a las seis de la madrugada del pasado lunes a la altura del kilómetro 1 de la PO-531, en las inmediaciones de O Vao (Poio).

Los agentes dieron le el alto y comprobaron que arrojaba una tasa de alcoholemia de 0.89 mg/l, casi cuatro veces más de lo permitido.

Al negarse a realizar la segunda prueba, se le notificó su condición de investigado como supuesto autor de un delito contra la seguridad vial y se procedió a la inmovilización del vehículo en el mismo lugar ante su estado de embriaguez.

Dos horas después, cerca de las ocho y media de la mañana, otra patrulla de Tráfico comprobó que había quebrantado la inmovilización de su coche y fue interceptado en la autopista AP-9, a la altura del peaje de Vilaboa.

El joven se negó de nuevo a efectuar la prueba de la alcoholemia y por segunda vez consecutiva se le notificó la comisión de otro delito contra la seguridad vial.

En esta ocasión viajaba acompañado de dos varones, uno de ellos de 23 años, vecino de Vegadeo (Asturias), que fue detenido porque sobre él recaía una orden de detención dictada por el juzgado de instrucción número 1 de Málaga.

Las diligencias instruidas contra el conductor fueron entregadas en los juzgados de instrucción de guardia de Pontevedra y Cangas respectivamente.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Julio 2019
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD