17-05-2019 / 11:49 h EFE

Pontevedra, 17 may Dos furtivos de 26 y 23 años, ambos reincidentes y con múltiples antecedentes por marisqueo ilegal, han sido interceptados con veinte kilos de almeja japónica que habían extraído de la playa de Cabeceira (Poio), una zona actualmente cerrada al marisqueo ante la alta concentración de toxina que registra.

Un operativo conjunto de la Policía Local de Poio y los vigilantes de la cofradía de pescadores de San Telmo, desarrollado ayer jueves, permitió detectar a estas dos personas faenando en esta zona de la ría en la que, por ahora, no se puede extraer molusco.

Lograron localizar rápidamente a los furtivos cuando éstos huían a pie por la playa con las almejas en varios sacos que contenían los veinte kilos de bivalvos, de los que nueve kilos eran de tamaño inferior a la talla mínima exigida para su extracción y que fueron devueltos en su totalidad al mar.

Una muestra del molusco fue remitida al laboratorio del Centro de Investigación Marino para verificar si la concentración de toxinas da resultado positivo.

De ser así se procederá a investigar penalmente a los dos furtivos por un presunto delito contra la salud pública, mientras que en caso negativo serán denunciados por una infracción administrativa ante los órganos competentes de la Xunta de Galicia.

1011573

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Julio 2019
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD