09-05-2019 / 15:09 h EFE

El Ayuntamiento de Palma ha publicado la licitación, por un importe de 40.000 euros, del contrato de demolición de construcciones en el caso de que se reconstruyan o vuelvan a construir viviendas donde se han demolido otras en el poblado de Son Banya.

El contrato del área de Bienestar y Derechos Sociales quiere garantizar que cualquier nueva construcción o infraestructura ilegal que se pueda levantar hasta que se inicie la segunda fase de desmantelamiento del poblado de Son Banya, prevista a finales de este año, se pueda demoler de forma inmediata, ha explicado el consistorio en un comunicado.

Las empresas interesadas pueden presentar sus ofertas hasta el 15 de mayo.

Paralelamente, el área de Bienestar y Derechos Sociales instalará paneles informativos cada uno de los espacios que han quedado vacíos tras las demoliciones, y otro panel informativo adicional a la entrada del poblado, advirtiendo de la ilegalidad de las nuevas construcciones.

Desde que Cort diera recientemente por concluida la primera fase del desmantelamiento de Son Banya, las áreas de Bienestar y Derechos Sociales, Policía Local e Infraestructuras, acordaron un sistema de control del poblado para vigilar que las construcciones que se han derribado no se vuelvan a reconstruir.

Este control se efectúa mediante inspecciones continuadas en el poblado, para tener una información actualizada de posibles reconstrucciones.

Si el Área de Bienestar y Derechos Sociales detecta una nueva reconstrucción, primero se pide a la familia infractora que detenga la nueva construcción de manera que se pueda evitar gastos innecesarios.

En el caso de no ser atendido el ruego de detener la construcción, el ayuntamiento procederá a la demolición inmediata, tal como ya se ejecutó la demolición de una tienda reconstruida el pasado 5 de abril, cuando el juzgado no vio impedimento legal para activar este procedimiento.

La concejala de Bienestar Social, Mercé Borràs, ha asegurado que "El mensaje debe ser claro: el proceso de desalojo de Son Banya no tiene marcha atrás".

Durante la primera fase de desmantelamiento del poblado se han derribado 42 viviendas y un gallinero y quedan por derribar un total de 75 viviendas. La segunda fase de desmantelamiento tendrá un coste aproximado de 600.000 euros y se llevará a cabo entre 2019 y 2020.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Septiembre 2020
L M X J V S D
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 30      
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD