08-05-2019 / 19:29 h EFE

Manuel Izaguerri, el conductor de autobús de la empresa Avanza de Zaragoza que este lunes consiguió salvar a una joven de 23 años de morir degollada a manos de su pareja, de 34, ha asegurado que su "obsesión" en aquel momento era "haber llegado a tiempo" y que "así ha sido", por lo que se muestra "satisfecho" con lo que ha hecho.

Izaguerri ha reconocido este miércoles en declaraciones a EFE Televisión que su actuación fue "cuestión de segundos" porque circulaba con el autobús urbano por el Camino del Pilón en el barrio de Miralbueno de Zaragoza con la ventanilla bajada porque hacía calor dentro del autobús.

"Vi un coche aparcado junto a la farmacia en doble fila con la puerta abierta de par en par y unas piernas que se movían muy rápido y un poco más adelante oí los chillidos. Me dije: 'tate' aquí hay algo extraño y eché el freno de mano y sin pensarlo me fui allí", ha relatado.

Lo que se encontró Izaguerri fue a un individuo "intentando cortarle el cuello a la chica, apretándole todo lo que podía y empezando a salir sangre" y su reacción fue la de "cogerle las piernas y pegar un estirón muy fuerte para sacarla a la calzada", a la vez que intentaba "taparle la hemorragia".

También ha explicado que instantes después se acercó hasta el coche en el lado del copiloto y vio como el agresor "estaba intentando cortarse el cuello con el mismo cúter", por lo que dejó de mirarlo y volvió para atender a la chica aunque el hombre "salió del coche e intentó seguir agrediéndola cogiéndola del pelo".

Izaguerri se interpuso entre el agresor y la víctima poniéndole la mano, lo que le provocó un corte, y empezaron a reñir hasta que llegó un señor "y entre los dos lo echamos al suelo y salió gente de la farmacia con apósitos para taparle la hemorragia a la chica", relata.

El conductor se ha mostrado agradecido con el trato recibido tanto por parte de las Policías "Nacional y Local y del Samur" porque "se han portado muy bien" con él.

Sobre la joven agredida en un nuevo episodio de violencia machista, ha desvelado que en las últimas horas su hermano le ha llamado "llorando" y que ella le ha mandado un mail de amistad. Confía en que cuando se recupere, se puedan poner en contacto y juntarse las familias. "Nos daremos un gran abrazo", ha agregado.

En su casa, le han dicho que está "loco", aunque añade que le quieren mucho.

Izaguerri ha reconocido que en este tipo de situaciones suele responder "bien" y tiene "la serenidad necesaria", algo que no sabe si atribuir a su propio trabajo, en el que tienen que ser "personas tranquilas".

No obstante, tiene claro que ante la violencia machista si puede aportar su granito de arena se irá "contento y satisfecho al otro lado".

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Agosto 2019
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD