04-05-2019 / 23:39 h EFE

Fran Escribá, entrenador del Celta de Vigo, reconoció que el triunfo de su equipo ante el Barcelona (2-0) es el mejor regalo que sus futbolistas le podían ofrecer por su 54 cumpleaños de ayer, e insistió en que la permanencia todavía la van a tener que trabajar si Girona y Valladolid ganan mañana.

"Estoy muy contento. Evidentemente necesitábamos esta victoria, y en un día así -por su cumpleaños- era lo que más me apetecía tener. Los chicos se vaciaron desde el minuto uno y estoy muy orgulloso de mi equipo", declaró en rueda de prensa Escribá, quien confesó que su "idea" no era esperar tanto al Barça en campo propio.

"Al descanso no estaba satisfecho porque no estábamos haciendo el partido que habíamos hablado. El partido lo preparamos pensando que iba a jugar Dembele y con su lesión no es fácil corregir desde el banquillo. Luego mejoramos y merecimos la victoria, pero nuestra idea inicial no era que el Barça tuviese tanto tiempo el balón", afirmó.

Aplaudió la "comunión" afición-equipo que, a su juicio, está convirtiendo en un "fortín" el estadio de Balaídos, y, sobre el penalti señalado por Sánchez Martínez, dijo que "a mí en el campo me pareció penalti".

Cuestionado por si la permanencia está cerrada, respondió que "hemos dado un buen paso pero todavía falta bastante. 40 puntos empieza a ser una cantidad cercana a la salvación pero hay que esperar a ver qué hacen Girona y Valladolid porque si ganan estaremos igual pero eso sí con una jornada menos", concluyó.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Julio 2019
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD