17-04-2019 / 20:09 h EFE

El exceso de velocidad y la falta de atención en la conducción por parte del maquinista han sido definidas como las causas del accidente ferroviario del tren Celta en O Porriño (Pontevedra) ocurrido el 9 de septiembre de 2019 en el que fallecieron cuatro personas, entre ellas el maquinista, y 47 resultaron heridas.

Es lo que señala al menos el informe de 423 páginas, al que ha tenido acceso EFE, elaborado por la Comisión de Investigación de Accidentes Ferroviarios (CIAF) sobre el descarrilamiento del tren de la compañía Comboios de Portugal que realizaba el trayecto entre Vigo y Oporto con 420 personas en su interior.

En sus conclusiones, fechadas en el 29 de marzo, subraya este extenso documento que la causa directa fue la excesiva velocidad a 118 kilómetros por hora del tren a su paso por el cambio número 2 de la estación de O Porriño, que provocó el descarrilamiento de todo el tren.

La velocidad prescrita para pasar por el cambio era de 30 km/h, como indicaba la señal avanzada que ordenaba "anuncio de precaución".

El documento indica asimismo que, "descartados posibles fallos del material rodante y de la señalización", los indicios apuntan a una "falta de atención en la conducción" por parte del maquinista.

Así, indica que éste no cumplió la orden que le transmitía la señal de precaución ni tampoco reconoció las señales ópticas ni acústicas, "lo que impidió la aplicación del freno de emergencia de este equipo".

Aunque precisa que "la información disponible no permite identificar con precisión el motivo de tal incumplimiento", el informe lo atribuye a una "conducción más basada en la rutina que en la atención al aspecto de las señales y el cumplimiento de sus órdenes" por parte del maquinista.

"La posible distracción es la única explicación verosímil que encaja con las circunstancias y que no ha quedado descartada, pero no ha podido ser demostrada de forma categórica al no existir registros de audio o de vídeo en cabina que pudiesen confirmarla", añade este informe explicativo.

También considera que el hecho de que la conducción del tren Celta se realizase de manera bastante espaciada cada varias semanas, "pudo dificultar que el maquinista a pesar de su experiencia y formación pudiese llegar a apreciar y ser consciente de las circunstancias posibles del trayecto".

La investigación de la CIAF aconseja la actualización del Estudio de Seguridad realizado por Renfe, sus criterios y su registro de peligros a raíz de la experiencia derivada en este accidente con especial atención a las diferencias entre los sistemas de señalización de España y Portugal.

Otra de las recomendaciones de la CIAF a la Agencia Estatal de Seguridad Ferroviaria (AESF) es que los maquinistas del tren Celta presten el servicio con más frecuencia y se evalúe la posibilidad de que realicen el trayecto acompañados.

El documento recuerda que "en ningún caso la investigación tendrá como objetivo la determinación de la culpa o la responsabilidad del accidente o incidente y será independiente de cualquier investigación judicial".

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Octubre 2019
L M X J V S D
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30        
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD