12-04-2019 / 17:10 h EFE

Agentes de la Policía Foral adscritos al Grupo de Delitos contra la Salud han detenido a dos vecinos de Pamplona de 50 y 54 años como presuntos autores de un delito de tráfico de drogas por la internet oculta o "deep web".

Las investigaciones, ha informado la Policía Foral, comenzaron a mediados de febrero, cuando el Juzgado de Instrucción número 4 de Pamplona recibió una solicitud de apoyo judicial de la fiscalía de una localidad alemana.

Las autoridades judiciales de aquel país habían tenido conocimiento de un paquete que había levantado las sospechas de los funcionarios del servicio postal, por lo que procedieron a abrir el envío. En su interior, encontraron 250 gramos de speed.

El destinatario del paquete era un vecino de Pamplona de 50 años, por lo que la Fiscalía alemana se puso en contacto con el juzgado pamplonés, que encargó la investigación a la Policía Foral.

Los agentes comprobaron que el presunto destinatario no tenía antecedentes y solicitaron una autorización judicial de entrada y registro del domicilio, para lo que contaron con el Grupo de Intervenciones Especiales.

En la vivienda, los agentes localizaron 230 pastillas de éxtasis y 200 gramos de speed, además de 1.260 euros en billetes falsos de gran calidad, por lo que fue detenido como presunto autor de un delito de tráfico de drogas y moneda falsa.

Las investigaciones continuaron y se identificó a otro vecino de Pamplona de 54 años, también sin antecedentes, que podía estar relacionado con los hechos, y se localizó un paquete dirigido a su nombre.

Tras interceptar el envío, se inspeccionó en sede judicial, en presencia del investigado y de su abogado, y se halló en su interior una caja de un juguete infantil con piezas metálicas, posiblemente, para intentar burlar los controles de los servicios postales.

Finalmente, pudieron comprobar que contenía 210 gramos de speed, 30 gramos de MDMA y 8 pastillas de éxtasis, por lo que fue detenido como presunto autor de un delito de tráfico de drogas.

Los investigadores del Grupo de Delitos contra la Salud han constatado que uno de los detenidos tomaba muchas medidas de seguridad para evitar ser descubierto. De hecho, a pesar de utilizar la internet profunda para contactar con las redes de traficantes en el extranjero, ni siquiera contaba con ordenador en su propia vivienda.

En su lugar, para negociar las transacciones se valía de locutorios y cibercafés en los que utilizaba aplicaciones informáticas capaces de acceder a la internet profunda. De esta forma, intentaba no dejar rastro de las órdenes de compra de droga y dinero falso que posteriormente recibía en distintos domicilios, a nombre de terceras personas, algunas de ellas falsas.

Además, realizaba los pagos a través de "bitcoins" con el mismo objetivo de dificultar la investigación policial.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Noviembre 2019
L M X J V S D
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 30
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD