03-04-2019 / 20:11 h EFE

Una entente cordial presidió las reuniones preparatorias de los dispositivos policiales que, orden judicial en mano, tenían que evitar la celebración del referéndum en Cataluña. Luego pasó lo que pasó y quienes lo diseñaron decidieron "encapsular" el 1-O para que solo circulara por la vía judicial.

Con ese "encapsulamiento", quienes formaron parte del equipo de coordinación que dirigió el coronel Diego Pérez de los Cobos, es decir, los tres cuerpos de seguridad -Policía, Guardia Civil y Mossos d'Esquadra- quisieron que lo ocurrido el 1-0 no contaminara las relaciones y el buen rollo entre ellos.

Pero la llegada del juicio ha puesto fin a ese entente cordial. O eso parece que se desprende de las declaraciones en el Tribunal Supremo de dos protagonistas principales: el propio coronel Pérez de los Cobos, que ya testificó, y Ferran López, el que fuera número dos del mayor de los Mossos d'Esquadra Josep Lluis Trapero y jefe de ese cuerpo durante el 155, que ha declarado hoy.

Y es que las versiones de López y del coronel coordinador han diferido tanto que el abogado de Joaquim Forn, Xavier Melero, ha llegado a pedir al tribunal un careo entre ambos.

De momento no será posible, porque el tribunal, presidido por el magistrado Manuel Marchena, ha decidido aplazar la decisión hasta conocer más "material probatorio".

Mientras llega ese momento, dos fotografías radicalmente distintas han descrito De los Cobos y López en sus respectivas manifestaciones. La del primero, mostrada hace un mes en la vista, fue la de la "estafa" de los mossos, cruzados de brazos ante la actuación de la Policía Nacional y de la Guardia Civil.

La imagen que hoy ha querido trasladar el ex número dos de Trapero se parece bien poco a aquella. Ha sido la imagen de un cuerpo en movimiento, que actuó como pudo y que hizo lo que le correspondía en un dispositivo que, según López, era coordinado y conjunto.

No se ha pedido un careo con el comisario de la Policía Nacional, jefe de la Brigada de Información de Cataluña, porque ayer en su declaración aseguró que los mossos les habían espiado, con seguimientos incluidos. Nada más lejos de la realidad, le ha respondido, rotundo, López.

Ferran López ha llegado al Supremo con ganas de contarlo todo y de responder, sin esquivar pregunta alguna, a todo. Lástima que nadie le haya preguntado por los supuestos planes para detener al expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont. Nos hemos quedado con las ganas.

Su declaración, segura y en un tono sin apenas altibajos, ha sido además la de un bombero resignado que no pudo evitar que la mecha que había encendido el Govern prendiera.

Y no será porque él no avisó. Pero el equipo que entonces lideraba Puigdemont hizo oídos sordos y siguió con su decisión de convocar el referéndum.

La "alta incandescencia" que ya se sentía en las semanas y días previos al 1-O hacía previsible el "incendio". Son las palabras que López ha utilizado, junto con las de "alta sensibilidad" y "alta volatilidad", y que seguramente trasladó al Govern hasta en dos reuniones.

En la segunda, la dirección de los Mossos quiso que estuviera Puigdemont: "Era un movimiento que no podíamos ahorrarnos. Volver a intentarlo", convencerles de que se cumpliera la ley.

Años de experiencia en la calles daban a los Mossos la autoridad suficiente como para advertir de que era "más que seguro" que en el 1-O iba a haber incidentes. No importaba mucho esa opinión, porque la respuesta era contundente: el referéndum se celebraría.

De este modo se enfrentaron los mossos a un "escenario conflictivo". Y "se hizo todo lo que se pudo allá donde se pudo".

Bastante se hizo si se tiene en cuenta que el dispositivo "quebró" antes de ponerse en marcha, en palabras del propio López, que ha agotado toda la sesión matinal del juicio con frases medidas, condicionadas quizá por ese doble papel que ha tenido que jugar al haber sido el responsable máximo de la Policía autonómica durante la vigencia del 155.

Quizá por ello, ha evitado responsabilizar a otros cuerpos de seguridad de algunas actuaciones y no ha salido de su boca crítica alguna.

Ellos tampoco las recibieron en esos días por parte del coordinador De los Cobos. Ni una sola recriminación a la actuación de los mossos. Los reproches, para el juicio.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Abril 2020
L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD