03-04-2019 / 14:34 h EFE

La Federación Guipuzcoana de Caza, que agrupa a unos 20.000 practicantes, ha convocado una manifestación en San Sebastián el próximo 5 de mayo, a la vez que mantiene su huelga indefinida, para mostrar su "indignación" por "la inacción y dejadez" de instituciones como la Diputación Foral hacia su actividad.

Miembros de la junta directiva de la entidad, encabezados por su presidente, José Ángel Zaldua, han explicado la problemática que afecta a su actividad en una rueda de prensa en el Palacio Miramar de la capital guipuzcoana, en cuya escalinata han posado más de un centenar de cazadores tras la pancarta con el lema "Euskadin ehiza bai" (Sí a la caza en Euskadi) con la que se manifestarán el 5 de mayo.

Según han indicado, esta movilización se producirá un año después de "la multitudinaria" marcha que celebraron en abril de 2018 y tras llevar un mes sin practicar su afición, lo que ha afectado sobre todo a la caza mayor, de jabalíes y corzos, y ha supuesto que se hayan dejado de abatir unos 500 ejemplares en Gipuzkoa.

Zaldua ha afirmado que la huelga, la primera de estas características que se desarrolla en la historia de la caza en España, conlleva "importantes consecuencias" para el control de las superpoblaciones de jabalíes que padece la zona norte del país y afecta a la agricultura, la seguridad vial e incluso a cascos urbanos.

Ha explicado que su actividad "se ve perjudicada" por "la pasividad" de las distintas administraciones y por "la deriva animalista de muchos partidos políticos", y en concreto, por "el ninguneo" que sufren por parte de la Diputación en cuestiones de su competencia, como la emisión de las órdenes de veda o la falta de aprobación, desde hace cuatro años, de un nuevo convenio de caza mayor.

Esta última circunstancia coloca la actividad "en un limbo de graves consecuencias", entre las que Zaldua ha citado "la imposibilidad de peritar y pagar las indemnizaciones -de las que los cazadores se hacen cargo- cuando se producen daños" en terrenos agrícolas provocados por jabalíes.

Aunque la veda de caza mayor concluyó en Gipuzkoa el pasado 31 de marzo, la huelga que mantienen supondrá que, hasta el 1 de septiembre, no atenderán las peticiones de actuaciones puntuales o batidas especiales que puedan reclamar los agricultores o ganaderos y sean autorizadas por la institución foral.

El presidente de la federación ha acusado además a la Diputación de prohibir la caza en el monte Ulía, "desobedeciendo" una sentencia del Tribunal Supremo de 2017, y de que, "lejos de acatar el fallo, trata de aplicar una nueva normativa que la burla", ante la que han interpuesto un nuevo recurso en los tribunales.

"El mal ejemplo de Ulía -ha agregado- se empieza a extender a otros municipios, como Alegia o Astigarraga, que sin contar con los cazadores han aprobado textos de reprobación de actividad o directamente su prohibición".

Al intentar "buscar soluciones", los cazadores "se han encontrado con unos partidos alineados con las posturas más intransigentes del ultraecologismo y animalismo radical", y a pesar de que el Parlamento vasco declaró la caza como actividad "compatible" con la protección del medio ambiente, a la vez hay formaciones políticas que pretenden aprobar una nueva ley vasca de protección animal de "consecuencias nefastas".

La federación, que agrupa a 110 sociedades de cazadores y 69 cuadrillas de caza mayor en Gipuzkoa, defiende "el valor de la caza social" como "ejemplo de la defensa de la sostenibilidad y biodiversidad" del territorio.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Octubre 2019
L M X J V S D
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30        
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD