01-04-2019 / 16:10 h EFE

Marzo estaba señalado en el Deportivo y su afición como el mes del despegue hacia Primera División, pero el equipo que entrena Natxo González no logró dar el salto que pretendía.

El equipo gallego tenía por delante tres citas en casa y un solo encuentro a domicilio además del suspendido ante el Reus, que le garantizaba los tres puntos.

Ese fue el único partido en el que los deportivistas pudieron sumar la victoria; en los cuatro que disputaron en el terreno de juego, fallaron.

El mes del despegue se convirtió así en el del estancamiento, tanto en juego como en resultados, aunque el Deportivo se benefició de los pinchazos de buena parte de sus rivales para acabarlo en quinta posición (zona de promoción de ascenso), a nueve puntos del líder, el Atlético Osasuna, único que mantuvo su paso firme, y a cuatro del ascenso directo.

Cuando inició marzo, el equipo blanquiazul era también quinto, pero tenía una renta mayor sobre el séptimo clasificado (cinco puntos por los tres actuales) y estaba todo más comprimido en las posiciones altas: tenía 48 puntos y se encontraba a uno del Málaga, dos del Granada y el Albacete (ascenso directo) y tres del líder, Osasuna.

El Deportivo no pudo pasar del empate ante el Alcorcón en un partido en el que le dio la vuelta al tanto inicial de los madrileños antes de que estos rescataran un punto, encajaron su primera derrota como locales en toda la temporada (0-1 ante Las Palmas) y empataron con el Almería en casa (0-0) y el Oviedo a domicilio (1-1).

El equipo no encontró el camino de la victoria (solo en el partido ante el Reus, que no se disputó) y además dio bandazos en las alineaciones (jugadores que pasaron del once a la grada) y sistemas de juego (probó varios y regresó al rombo en el Carlos Tartiere).

Para combatir el decaimiento mental, el cuerpo técnico intentó limpiar la cabeza de sus jugadores con actividades fuera del césped (paintball) y haciendo grupo con un asado la semana pasada.

Con eso y el apoyo de 3.000 seguidores en Asturias, sumó un punto en una jornada en la que todos los que le precedían, salvo el Atlético Osasuna, habían fallado.

No lo aprovecharon y ahora encaran abril con necesidad de recuperar el rumbo después de seis encuentros sin ganar.

En casa, además, solo han sumado una victoria en 2019 (2-0 ante el Albacete el 20 de enero) y desde entonces llevan cuatro empates y una derrota.

El Deportivo está obligado a lograr en abril lo que no pudo conseguir en marzo: lo iniciará ante el Rayo Majadahonda en Riazor, visitará al líder, recibirá al Extremadura y lo cerrará en el campo del Numancia.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Noviembre 2019
L M X J V S D
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 30
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD