29-03-2019 / 11:51 h EFE

El Obispado de Vic ha aprobado un protocolo para proteger de abusos sexuales a menores y personas vulnerables, que aplicará en todas sus parroquias e instituciones, y ha abierto un correo electrónico para que cualquier persona pueda denunciar comportamientos anómalos de sacerdotes o religiosos.

El obispado de Vic, que se ha inspirado en las medidas puestas en marcha por el obispado de Astorga (León), pionero en impulsar estas medidas, ha anunciado que también ha creado una comisión interdisciplinar de expertos, con profesionales laicos de diversas áreas, para valorar y atender posibles casos de abusos y ofrecer formación.

El obispo de la diócesis vicense, Romà Casanova, ha suscrito que sobre los abusos sexuales cometidos por religiosos "hay que pedir perdón", "colaborar en el esclarecimiento de los hechos del pasado y encontrar la manera de ayudar a las víctimas en su restablecimiento".

En un comunicado, el obispado de Vic afirma que los abusos "son un problema transversal en toda la sociedad, un tema silenciado y muy doloroso para las víctimas, que, en la mayoría de los casos, tienen secuelas psicológicas y no consiguen hablar hasta que son adultas".

Las estadísticas indican que entre el 70 y el 85 % de los abusos se producen en un entorno de confianza: la familia, la escuela o el ambiente social más próximo al niño o adolescente, y, según el Consejo de Europa, uno de cada cinco niños es víctima de abusos sexuales.

Casanova insiste, como ya hicieron todos los obispos catalanes, en que las últimas noticias publicadas sobre casos de abusos perpetrados por personas consagradas o sacerdotes les llenan "de vergüenza y de dolor".

Hasta ahora, en materia de prevención de abusos a menores, todas las diócesis en España se regían por dos protocolos del año 2010, el Protocolo de actuación de la Iglesia para tratar los casos de los delitos más graves contra la moral por parte de clérigos (22 de julio de 2010) y el Protocolo de actuación de la Iglesia en España de acuerdo con la legislación del Estado (22 de junio de 2010).

Desde el año 2016, el Obispado requiere a cualquier persona que trate con menores en la diócesis el certificado de ausencia de delitos sexuales.

Siguiendo la doctrina dictada por el papa Francisco de tolerancia cero con los abusos y que la Iglesia sea un "espacio seguro para todos los niños y niñas", el obispado vicense ha aprobado este nuevo protocolo para todas las parroquias, instituciones y pastorales de la diócesis.

El protocolo ofrece criterios orientadores y procedimientos de actuación completos ante posibles casos de abuso sexual a menores y personas vulnerables, ya sean cometidos en el ámbito de la actividad pastoral o en el ámbito familiar, escolar, deportivo o cualquier otro.

El protocolo que, según el Obispado, podrá modificarse en el tiempo para introducir mejoras y nuevas medidas, "pretende reforzar la vigilancia para evitar que se produzcan situaciones de este tipo y ofrecer una respuesta adecuada al problema, si se presentara".

La norma incluye el procedimiento adoptado por la Iglesia desde 2010 de denunciar los casos que conozcan "ante fiscalía o las autoridades civiles, al constituir un delito penal, y en el ámbito canónico, abrir una investigación previa para depurar responsabilidades".

Por otra parte, el obispado ha habilitado el correo electrónico acollida@bisbatvic.com para recibir cualquier denuncia o comunicación o resolver dudas particulares, garantizando la confidencialidad.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Julio 2020
L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD