28-03-2019 / 17:41 h EFE

Una pareja de agentes financieros se enfrenta a una petición de seis años y medio de cárcel por parte de la Fiscalía, que la acusación particular eleva hasta los once, por estafar más de dos millones de euros a tres clientes a los que hicieron creer que colocaban su dinero en unos fondos de inversión que en realidad eran "inexistentes".

Según el escrito de acusación provisional del Ministerio Público, al que ha tenido acceso EFE, los hechos, que serán juzgados la próxima semana en la Sección Tercera de la Audiencia de Gipuzkoa, tuvieron lugar entre los años 2006 y 2011, mientras ambos agentes, un hombre y una mujer que mantenían entre ellos una relación sentimental, ejercían la representación de una conocida entidad bancaria de prestigio internacional, entre otras mercantiles.

De esta manera, ambos acusados, "actuando con ánimo de enriquecimiento injusto", se pusieron de acuerdo para, "idear un plan" con el presunto fin de estafar a su víctimas, entre las que se encontraba un matrimonio al que supuestamente "convencieron" para que suscribieran "como clientes preferenciales" unos fondos de inversión "falsos e inexistentes" con la citada entidad bancaria, con una rentabilidad "aparente" de entre el 6 y el 8 %.

Ante este ofrecimiento, el matrimonio, "llevado a equívoco por la maquinación urdida" por los procesados, acudieron a su oficina "en la creencia" de que el fondo de inversión "falsamente prometido" se gestionaba desde esta instalación.

Mediante este presunto engaño, los inculpados consiguieron que los afectados realizaran distintas transferencias a una cuenta titularidad de una empresa cuyo administrador único era el inculpado varón, al que también le hicieron entregas de dinero en metálico en mano y cheques al portador por un importe total de 1,2 millones de euros.

Una vez realizados todos los desembolsos, los encausados presuntamente modificaron los modelos de contratos empleados en la citada entidad bancaria y "simularon la contratación de un falso fondo de inversión" por importe de 1,2 millones de euros, tras lo que entregaron a sus víctimas "varios documentos" falsos con los que "pretendieron justificar" la operación que no respondía "a ninguna inversión real".

Paralelamente, los acusados presuntamente llevaron a cabo una actuación similar con una tercera afectada, "víctima del mismo ardid", y que fue convencida "de igual manera", de forma que durante 2007 realizó varias transferencias bancarias en favor de la mercantil de los procesados por un importe total de 366.000, bajo la "aparente suscripción" de otro "inexistente fondo de inversión" de la misma entidad bancaria.

El documento de la Fiscalía aclara que, en ambos casos, los procesados "nunca destinaron el dinero entregado a las inversiones prometidas" sino que presuntamente se apoderaron de él para su "uso personal".

En el caso del matrimonio presuntamente estafado, los intereses que dejó de obtener a raíz de la fallida inversión ascendieron a 366.000 euros, mientras que en el de la otra afectada esta cifra llegó a los 115.448 euros.

El Ministerio Público considera que estos hechos son constitutivos de un delito continuado de estafa en relación con otro de falsedad por los que reclama seis años y medio de cárcel y una multa de 10.440 euros para cada uno de los encausados y que les reintegren el dinero defraudo, así como la cifra perdida en concepto de "lucro cesante", incrementadas además con los correspondientes intereses legales.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Agosto 2020
L M X J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD