26-03-2019 / 15:49 h EFE

La Diputación Foral de Bizkaia detectó 21 incidencias en centros de servicios sociales de su competencia en 2018, lo que supuso la mitad de las observadas en el ejercicio anterior.

De esa cifra total, 18 estuvieron relacionadas con la ocupación en los centros de menores; dos con residencias de personas mayores en relación a infraestructuras y animación, y una con un problema de limpieza.

La diputada de Acción Social, Isabel Sánchez Robles, ha difundido hoy un avance del segundo año de implantación del Plan General de Inspección y Control de Servicios y Prestaciones Sociales en una comparecencia, a petición de EH Bildu, ante la comisión correspondiente de las Juntas Generales del territorio.

Sánchez Robles ha precisado que los datos definitivos no estarán cuantificados hasta el próximo mes de mayo, por lo que ha recalcado que los datos, referidos a 2018, no eran el balance final.

También ha recordado que este Plan, que se aplicó por primera vez en 2017, suma a las tareas tradicionales de control llevadas a cabo anteriormente (cumplimiento de requisitos) la garantía de que las prestaciones llegan a quienes las necesitan y cumplen la función para la que fueron concebidas.

En total se llevaron a cabo más de 35.000 actuaciones en 2018, un 14 % más que en 2017.

Las 21 incidencias en centros de servicios sociales se detectaron tras inspeccionar 392 centros (100 % de los autorizados), incluidos los 50 de atención temprana, y el 25 % de los convenidos del Servicio de Inclusión Social. En total se inspeccionaron 2.944 centros.

Respecto a la atención y los cuidados en esos centros, no se han detectado incidencias destacables tras inspeccionar a 2.552 usuarios.

El control de cuidados en el hogar, por otra parte, hizo un seguimiento a 4.505 beneficiarios de la prestación económica otorgada por este concepto (25 % del total de perceptores de Bizkaia, con un porcentaje de incidencias del 0,8 %) y verificó que las personas en situación de dependencia o discapacidad atendidas en sus domicilios no recibieron malos tratos en ningún caso.

Se detectaron 10 casos en los que se actuó de urgencia, bien por sobrecarga de la persona cuidadoras o por el avance de la propia dependencia o de la enfermedad.

De los diez casos, ocho se derivaron a una residencia, otro a un centro de día, y el último quedó en situación de seguimiento frecuente.

Se observaron también 35 casos con riesgo de "claudicación" de la persona cuidadora, a la que se propusieron nuevos servicios.

En esta apartado se identificaron incumplimientos de condiciones en once casos por traslado a otra comunidad sin comunicarlo y en doce por no acreditarse que hubiera convivencia. En todos los casos se extinguió la prestación.

En otros catorce casos resultó imposible contactar con el cuidador, por lo que suspendió la prestación cautelarmente.

En el bloque de prestaciones sociales se revisaron 27.932 (17,4 % más que en 2017), lo cual supone un alcance del 25 % en las prestaciones en el hogar y el 100 % en el resto. Los resultados de estas revisiones están pendientes del cierre.

En relación a los convenios y subvenciones se han revisado contratos por un importe total de más de 19 millones de euros, así como la justificación del 100 % de las subvenciones nominativas (más de 15 millones de euros).

Sánchez Robles ha destacado las pocas incidencias en relación a las cifras totales y ha concluido que puede afirmar que los servicios sociales de Bizkaia "funcionan bien y están bien orientados: llegan a quien tienen que llegar".

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Julio 2020
L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD