18-03-2019 / 14:09 h EFE

El Grupo de Análisis del Mercado Inmobiliario de la Universidad de Zaragoza ha elaborado un estudio en el que apuesta por la dinamización del mercado inmobiliario como un arma de lucha contra la despoblación en la provincia de Zaragoza, ya que, aseguran, sí que existe una demanda de vivienda en núcleos rurales.

El director de la Cátedra sobre Despoblación y Creatividad de la Diputación de Zaragoza, Luis Antonio Sáez, ha subrayado este lunes en la presentación del informe "El mercado de la vivienda en la provincia de Zaragoza. Propuestas para su dinamización" que la falta de vivienda en condiciones aceptables supone una restricción para la gente que decide irse a vivir a pequeñas localidades.

Este mal acondicionamiento se debe, según el documento, a que un 13,9 por ciento de las viviendas en municipios zaragozanos de menos de 2.000 habitantes se encuentra en un estado "ruinoso", "malo" o "deficiente" y un 51,7 % tiene más de 70 años de antigüedad.

En este sentido, uno de los autores del estudio, el profesor de la Unizar Bienvenido Subero, ha señalado que los edificios presentan un grado de conservación peor y una antigüedad mayor conforme disminuye la población, hasta el punto de llegar al abandono y el sellado de los suelos, que implica una pérdida irreversible del mismo.

El informe también revela que el 82 % de los hogares en las localidades de menos de 2.000 habitantes están en propiedad y un 69 % tiene entre 46 y 90 metros cuadrados.

Además, solo 32 de los 293 municipios de la provincia presentan un mercado activo de alquiler, siendo Borja, Cariñena o Caspe algunas de las localidades "baratas" de Zaragoza, con más del 60 % de los alquileres declarados por debajo de los 300 euros, frente a Cuarte, María de Huerva o Zaragoza capital, con precios por encima de los 600.

Subero también ha negado que exista una burbuja en los alquileres de la provincia porque, aunque es cierto que se ha producido un incremento en el precio de los mismos, hay que tener en cuenta que se venía de un periodo de bajada y que, en cualquier caso, el límite de esa subida no ha superado el 3 % de 2012 a 2017.

El documento también da cuenta de la concentración de la población en los 58 municipios con más de 2.000 habitantes, donde viven el 90 % de los empadronados, y de una pérdida importante de población en las comarcas en los últimos 10 años, a excepción del Bajo Aragón, con una subida del 5,3 %, y la Ribera Alta, con un 1,6 % más.

Ante esta problemática, los expertos apuestan por estimular el mercado inmobiliario mediante la promoción y la clasificación adecuada de las viviendas disponibles, líneas de financiación para alquiler o compra, la mejora de la banda ancha y otros servicios y la agilización de los trámites de herencias que, como ha señalado el profesor y coautor del estudio Luis Fabra, provocan que muchas familias tiendan a abandonar los inmuebles sin rentabilizarlos.

Para el informe se han tenido en cuenta datos oficiales de población empadronada, lo que obvia, como han apuntado los propios autores, a personas vinculadas a la localidad pero no empadronadas en la misma.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Noviembre 2019
L M X J V S D
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 30
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD