02-03-2019 / 13:21 h EFE

El portugués Miguel Cardoso, con los peores números de un entrenador del Celta de Vigo desde el último ascenso, no escondió la trascendencia que los próximos partidos tienen para el futuro del equipo, por eso apeló a la "unión" del grupo para revertir la mala dinámica, con un solo triunfo en las últimas diez jornadas.

"Tenemos que tener muy claro que a partir de ahora cada partido es el más importante de nuestra vida, tenemos que jugar cada uno como si fuera el último del campeonato. La unión que tenemos me da unas ganas de puta madre de trabajar cada día", manifestó en rueda de prensa.

Reconoció que vio a su equipo "cómodo" en Mendizorroza con una línea de tres centrales y dos carrileros, aunque no descartó la posibilidad de alinear cuatro defensas en Ipurúa porque "también hemos hecho partidos competentes con ese sistema".

"Esta semana entrenamos los dos sistemas como ya hicimos la semana anterior, lo importante es que la idea no se cambie. Puede que haya algún cambio pero no serán demasiados", apuntó el luso, quien ha dejado de nuevo fuera de la convocatoria a dos de los refuerzos invernales, el lateral Olaza y el centrocampista Boudebouz.

Cardoso cree que sus jugadores necesitan "finalizar las jugadas" porque, a su juicio, eso es lo que les faltó frente al Deportivo Alavés, e insistió en que lo prioritario es "ser compacto y comprender los distintos momentos" que habrá durante el choque.

"La capacidad de ordenarse es muy importante para no perder el equilibrio, para ser compactos, para defender bien cuando perdamos el balón", reiteró el preparador celeste, quien definió al Eibar como un equipo "muy competitivo".

"Es un equipo de procesos simples pero eficaces, que compite muy bien, que le gusta ser presionante. Cucurella no tiene nada que ver con Orellana, los laterales también son diferentes. Sus jugadores de banda son prácticos, les gusta poner el balón cerca del área, tenemos que intentar achicar los espacios y luego hacerles daño cuando podamos", advirtió.

Cardoso también aprovechó su comparecencia ante los periodistas para defender al lateral izquierdo David Juncá, centro de las críticas de un sector del celtismo.

"Es un jugador muy competitivo, creo que muchas veces la crítica que le hacen no es, quizás, la más justa para él. Tiene un vínculo con el equipo muy grande, es honesto, da todo lo que tiene", indicó.

Por último, consideró una noticia "positiva" el regreso de Emre Mor, a quien el club le levantó el castigó un mes después de su tercer acto de indisciplina en dos años: "Lo veo ilusionado, con ganas, en breve estará disponible para ayudar al grupo. Ahora necesita coger la forma necesaria, por eso esta semana ha trabajado dos días por la tarde".

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Julio 2020
L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD