28-02-2019 / 14:31 h EFE

El número de personas dependientes atendidas por Asuntos Sociales en Extremadura aumentó en 2018 en 3.607, un 14,1 % con respecto a 2017, según el XIX Dictamen del Observatorio Estatal de la Dependencia, que subraya "el considerable esfuerzo" de la región por reducir el número de desatendidos.

En concreto, se cifra en 124,5 por cada mil personas con derecho, "muy por debajo de la media nacional establecida en 152,23". Con estos datos, la lista de espera se sitúa en el 12,5 por ciento.

Según el informe "Evolución de los datos básicos de gestión del sistema de atención a la dependencia y costes de financiación por comunidades autónomas", elaborado por la Asociación de Directores y Gerentes en Servicios Sociales, conocido este jueves, dice que de las 25.582 personas atendidas a finales de 2017, se pasó a las 29.189 a 31 de diciembre de 2018.

Atendiendo al número de solicitudes, el pasado año terminó con un total de 54.680, 138 más que en 2017; mientras que el número de personas valoradas fue de 46.533, un 2,6% menos que en 2017.

Asimismo, el número de personas con derecho a prestación a finales del pasado año fue de 33.341, frente a las 35.147 del ejercicio anterior, lo que supone una caída del 5,14 %.

El observatorio analiza que si se hubiera aplicado el proyecto de presupuestos para 2019, con una partida de 415 millones de euros, Extremadura hubiera percibido 13 millones de euros adicionales, lo que permitiría atender a 2.283 personas más y crear 699 empleos directos.

A lo largo de 2018, ingresaron en el sistema 3.607 nuevos dependientes extremeño, un 14,10 % más que el ejercicio anterior, por lo que Extremadura "podría alcanzar pronto" la cifra de los 30.000 dependientes atendidos.

El 99 % de las nuevas incorporaciones al Sistema lo hicieron como Prestación Económica Vinculada al Servicio (PEVS), "un modelo de atención particular de esta comunidad autónoma en la que el 50,5 % de sus dependientes" es atendido a través de esta fórmula, mientras que "únicamente el 3,2 % lo es mediante Ayuda a Domicilio".

Según el citado estudio, "el fenómeno de la PEVS en Extremadura debe ser analizado con detenimiento y actualmente no existen datos oficiales que permitan saber cómo se está gestionando y cuáles son los servicios adquiridos por los ciudadanos atendidos".

"Hasta no conocer el contenido de esa 'caja negra' en la que se ha convertido la vinculada, no debemos emitir un dictamen", según recoge textualmente el informe.

El Sistema de la Dependencia genera en la región 8.877 puestos de trabajo directos, de los que 1.386 fueron empleos creados el pasado año, "lo que le permite ostentar una tasa estimada de 51 empleos por millón, una de las más altas del país", aunque "con la cautela de lo indicado para la PEVS".

Esta estimación de empleo "se hace con la cautela de desconocer el contenido concreto de los servicios adquiridos por los ciudadanos", se remarca.

El Sistema de Dependencia generó en el último ejercicio más de 71,5 millones de euros provenientes de las cotizaciones a la Seguridad Social, IRPF de los trabajadores o recaudación de IVA por los servicios prestados, con una tasa de recuperación del gasto público del 41,47 % del total invertido.

La Junta de Extremadura aporta al Sistema de la Dependencia más de 130 millones de euros, lo que supone el 76 % del gasto público, y la Administración General del Estado un total de 41 millones de euros, un 24 % del gasto público total.

Sólo en 2018, Extremadura dejó de percibir del Estado 13,7 millones de euros "como consecuencia de los recortes contenidos en Real Decreto-ley 20/2012, de medidas para garantizar la estabilidad presupuestaria y de fomento de la competitividad".

Con ese dinero se podrían haber atendido 2.413 nuevos dependientes, y se hubiesen podido crear unos 707 nuevos empleos en esta comunidad autónoma.

Desde 2012, el impacto de las medidas contenidas en el citado Real Decreto Ley ascienden a 95,2 millones de euros en Extremadura, lo que, según el informe, supone "un quebranto acumulado para las arcas autonómicas en materia de dependencia"

El promedio de gasto por dependiente en Extremadura es de 5.695 euros, un 15 % menos que en el promedio del resto del país, como consecuencia, según el informe, "de la excesiva utilización de prestaciones como la PEVS, que podría estar teniendo consecuencias en segundos copagos de los ciudadanos hasta cubrir los precios de mercado de los servicios adquiridos".

En cambio, el gasto por habitante, de 139,81 euros, se halla en niveles similares a la media nacional, como consecuencia -entre otras razones- de "su buena tasa de cobertura, situada en 26,5 dependientes por cada mil habitantes".

En 2018, Extremadura alcanzó una tasa de cobertura de 26,5 atendidos por cada mil habitantes "mediante su particular modelo de atención exclusivo" de esta región, "donde el 75 % de los dependientes se atienden mediante prestaciones vinculadas al servicio (PVS) o prestaciones económicas para cuidados en el entorno familiar (PECEF).

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Noviembre 2019
L M X J V S D
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 30
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD