25-02-2019 / 20:11 h EFE

La patronal de los centros de iniciativa social de la enseñanza concertada se ha mostrado dispuesta a negociar con los sindicatos para poner fin al conflicto laboral porque su "voluntad" es que no haya más huelgas.

Los sindicaros de estos colegios han convocado diez días de huelga entre marzo y mayo que dan continuidad a las catorce jornadas de huelga convocadas este curso y las tres promovidas el pasado.

Los colegios afectados son 215 y en ellos trabajan cerca de 9.000 personas y estudian más de 100.000 alumnos. Estos centros representan el 70 % de la enseñanza concertada vasca, ya que no incluyen las ikastolas, que el año pasado alcanzaron un acuerdo con LAB (el sindicato mayoritario) para renovar el convenio.

El director general de Kristau Eskola, Mikel Ormazabal, y los representantes de la Asociación Independiente de Centros de Enseñanza (AICE) Antonio López y Javier Moratinos, han comparecido este lunes en comisión en el Parlamento Vasco para hablar de la situación de la enseñanza concertada.

Ormazabal ha reconocido que "hay que dar respuesta" a las peticiones de los sindicatos porque "son justas y necesarias", pero ha advertido de que tal y como están planteadas son "inasumibles" económicamente.

Ha explicado que los centros concertados no buscan beneficios económicos, sino su viabilidad financiera porque esa es la manera de defender el proyecto educativo y también los puestos de trabajo.

El representante de Kristau Eskola, la patronal mayoritaria, se ha mostrado dispuesto a negociar y ha responsabilizado a las organizaciones sindicales de haber roto las conversaciones al levantarse de la mesa y responder a sus propuestas a través de los medios de comunicación.

Ha apuntado además que el acuerdo en las ikastolas fue posible porque LAB no puso "líneas rojas, sobre todo en materia salarial" y en los centro de iniciativa social ELA, que es el mayoritario, sí lo hace.

Por su parte, López ha explicado que desde que en 2010 la crisis motivó recortes en educación las cantidades que reciben los centros concertados "prácticamente no se han modificado", lo que ha obligado a estos colegios a hacer frente a "sobrecostes".

El problema es "de tres partes": Gobierno Vasco, patronal y sindicatos porque los colegios -ha añadido- "no tienen capacidad de maniobra" si no disponen de más financiación.

Durante el debate, Jone Berriozabal (PNV) ha llamado a buscar "puntos en común" para llegar a un "acuerdo de mínimos" y ha dicho que si la negociación "fracasa" y hay más huelgas los servicios mínimos deberán tener en cuenta que ya ha habido más paros y la incidencia que estos tienen en familias y alumnos.

Rebeka Ubera, de EH Bildu, ha reconocido que el conflicto laboral tiene tres actores y ha advertido que el dinero público "no da para todo" y que la red pública debe ser la prioritaria.

En la misma línea, desde Elkarrekin Podemos, Iñigo Martínez, ha recalcado que la prioridad es la pública y ha pedido "dar respuestas serias a las peticiones de los sindicatos", a los que ha otorgado un "plus de credibilidad" porque en este conflicto son un bloque y en Euskadi es "muy difícil conseguir la unidad sindical".

El socialista José Antonio Pastor ha apelado al diálogo y ha abierto la puerta a una mediación del Gobierno Vasco con el objetivo de evitar nuevas huelgas con "catastróficas" consecuencias.

La popular Juana Bengoechea ha defendido que la responsabilidad de garantizar la gratuidad educativa es del Gobierno y por ello ha dicho que los sindicatos "se equivocan" cuando negocian con la patronal, ya que tienen que dirigirse al Departamento de Educación, que es la que debe aportar la financiación necesaria.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Enero 2020
L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD