25-02-2019 / 17:20 h EFE

Una mujer que denunció ser víctima de una violación en Eibar (Gipuzkoa) ha dicho, en el juicio por estos hechos, no recordar si durante la agresión fue penetrada por el acusado ya que "había bebido", al tiempo que ha admitido que previamente había tenido relaciones consentidas con él en un bar.

La Fiscalía de Gipuzkoa pide diez años para el acusado y 5.000 euros de indemnización para la chica, mientras que la acusación particular eleva su solicitud hasta los once años de reclusión y pide una compensación de 35.000 euros para ella.

Según la versión de las acusaciones, los hechos enjuiciados ocurrieron sobre las 4.00 horas del 7 de julio de 2017, cuando el procesado comenzó a perseguir a la joven que se dirigía hacia su domicilio desde un bar de la citada localidad.

Al llegar a la altura del portal de la mujer, el inculpado presuntamente impidió que entrara en el domicilio "quitándole las llaves y empujándola contra el suelo", donde cayó sobre unas maderas y supuestamente "se abalanzó sobre ella" con ánimo de "satisfacer sus deseos libidinosos".

Seguidamente, el inculpado, "haciendo uso de la fuerza", ante la "negativa" de la perjudicada, le bajó los pantalones y la ropa interior tras lo que presuntamente la violó.

En la primera sesión de la vista, celebrada este lunes en la Sección Tercera de la Audiencia de Gipuzkoa, la víctima ha explicado que momentos antes de esta agresión ambos habían coincidido en un bar de la localidad donde estuvieron tomando copas y bailó con el acusado, con el que también mantuvo relaciones sexuales consentidas y sin protección en el baño del local.

La chica ha declarado también que no había contado este hecho hasta el momento del juicio porque "tenía vergüenza". No obstante ha explicado que cuando abandonó el local lo hizo sola y que el procesado, que también estaba bebido, la abordó cuando estaba llegando al portal de su casa en cuyas proximidades intentó agredirla sexualmente.

La joven, que ha declarado por videoconferencia interna para evitar ver a su presunto agresor, ha explicado que, aunque ella se resistió el hombre consiguió bajarle los pantalones y la ropa interior, sin que pueda determinar si llegó a violarla debido a su estado de embriaguez.

Por su parte, el acusado -que ya ha abonado 5.000 euros a la víctima en concepto de reparación del daño causado- ha insistido en que aquella noche, de la que "casi no recuerda nada", estaba ebrio, si bien ha dicho que tras coincidir en el bar con la chica la acompañó a su casa, mientras bromeaban, sin que pueda recordar nada más hasta que se despertó al día siguiente.

El procesado ha indicado también que tras lo sucedido envió a su hermano al bar par que averiguara qué había pasado y le dijeron que aquella noche le vieron ir al baño junto a la chica con la que pudo tener relaciones en aquel lugar.

En la vista ha declarado también una vecina de la víctima que presenció la agresión desde el balcón y que grabó un vídeo de lo sucedido mientras su hija alertaba telefónicamente a la Policía.

Esta vecina ha precisado que vio a ambos jóvenes forcejeando y cómo el hombre empujaba a la chica al suelo donde se colocó sobre ella con intención de violarla.

Varios ertzainas que acudieron al lugar de los hechos han comentado que en un primer momento la víctima no dijo nada y parecía que no había "ningún problema" pero, tras mostrarle el vídeo grabado por la vecina dio diferentes versiones de lo ocurrido y habló de haber sufrido una "relación forzada", sin llegar a tener claro si había producido una penetración, tal vez porque se podría estar en estado de shock.

Está previsto que el juicio concluya este martes con las conclusiones definitivas y los informes de las partes.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Enero 2020
L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD