21-02-2019 / 17:51 h EFE

El Programa de Conservación Ex-situ del lince ibérico para la temporada de cría de 2019 ha establecido un total de 26 parejas, tres más que el pasado año, repartidas en los cinco centros de cría en cautividad adscritos al proyecto y ubicados en España y Portugal.

Del total de las parejas, cinco de ellas se han formado en el centro de Zarza de Granadilla (Cáceres); seis en El Acebuche (Huelva); una en el Zoobotánico de Jerez (Cádiz); ocho en La Olivilla (Jaén); y seis en el centro de Silves (Portugal), han informado en una nota los técnicos del Programa de Conservación Ex-situ a través de las redes sociales.

Si se tiene en cuenta los parámetros reproductivos registrados en el programa hasta la fecha (2005-2018), se estima obtener una cifra comprendida entre los 36 y 46 cachorros.

En la pasada temporada de cría, el programa estableció 23 parejas reproductoras que dieron lugar al nacimiento de 49 cachorros, 39 de los cuales han salido adelante y 33 son preparados para su liberación en los primeros meses del 2019.

Para la actual temporada de cría 2019, el programa ha establecido 26 parejas reproductoras, teniendo en cuenta tanto las instalaciones disponibles en cada uno de los centros de cría, como las necesidades de animales para ser liberados en las diferentes áreas de reintroducción.

"Las parejas propuestas responden a un cuidado manejo genético con el objetivo de garantizar la mayor diversidad y variabilidad genética de las camadas resultantes", han explicado los técnicos.

El reto más difícil para esta temporada ha sido llegar a tiempo para poder realizar los emparejamientos antes del comienzo del celo de los animales, debido al incendio que sufrió el centro de Silves el pasado verano y que obligó a su evacuación total.

Gracias al trabajo realizado por el Instituto da Conservação da Natureza e das Florestas de Portugal, se pudieron acometer todas las obras de rehabilitación del Centro Nacional de Reprodução de Lince Ibérico (CNRLI) antes del comienzo de la temporada de cópulas.

Así, a mediados de diciembre ya se encontraban todos los animales de vuelta en el centro portugués, lo que permitió que todos los centros de cría pudieran realizar los emparejamientos que tenían programados.

Al igual que años anteriores, la mayor parte de los ejemplares que nazcan en 2019, alrededor del 90 %, serán preparados para su liberación en el medio natural y el resto pasarán a formar parte del stock reproductivo del programa de cría con el fin de mantener una adecuada diversidad genética y un adecuado equilibrio demográfico.

De las 26 hembras emparejadas este año, siete son primerizas y, por tanto, con mayor probabilidad de presentar problemas durante la gestación o lactancia, como es el caso de Nársil, Nota y Nala en El Acebuche, Hifa, Mochuela y Janes en La Olivilla y Narina en Zarza de Granadilla.

A esto hay que sumarle dos hembras que, aunque no son primerizas, todavía no han sacado ninguna camada adelante, como es el caso de Macadamia en El Acebuche y Elipse en La Olivilla, pues tuvieron sendos abortos el año pasado.

Por último, al igual que las dos temporadas anteriores y con el objetivo de avanzar en el conocimiento de la especie para ayudar a su conservación, este año se ha realizado el tercer intento de inseminación artificial en el lince ibérico, siendo las dos hembras elegidas para ello Flora y Juncia, en el centro de Silves.

Los primeros intentos, realizados en los años 2017 y 2018, también en el centro portugués, no tuvieron éxito y no quedaron gestantes las hembras, por lo que se espera con ilusión el resultado de las inseminaciones realizadas esta temporada de cría.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Noviembre 2019
L M X J V S D
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 30
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD