18-02-2019 / 18:40 h EFE

El ministro de Exteriores de la República de Irlanda, Simon Coveney, admitió hoy que una salida del Reino Unido de la Unión Europea sin acuerdo sería "una locura", y al mismo tiempo reconoció la "frustración" de su país por la falta de claridad del Gobierno británico.

"Nadie está fingiendo que una retirada sin pacto sería fácil de gestionar. Desde luego, desde la perspectiva irlandesa pondría mucha presión sobre nuestra economía y nuestro país, y pondría presión en las relaciones entre Irlanda y el Reino Unido, que es lo último que queremos, pero también sería ciertamente muy dañino para el Reino Unido", dijo.

Así, tras participar en una reunión de titulares de Exteriores de los Veintiocho, consideró que una salida brusca del Reino Unido sería "una locura" tras la negociación mantenida entre Bruselas y Londres.

Además, constató que existe "frustración" en la República de Irlanda dada la falta de claridad del Gobierno británico cuando falta menos de mes y medio para el 29 de marzo, la fecha prevista del "brexit".

"Estamos gastando cientos de millones de euros en Irlanda preparándonos para un 'brexit' sin acuerdo, para intentar proteger a los ciudadanos irlandeses en esas circunstancias. No queremos tener que hacer eso. Por supuesto que queremos una solución. Y sí, hay frustración en Irlanda", asumió.

En ese sentido, recalcó que "a menos de cuarenta días" para la retirada del Reino Unido, aún no se sabe "lo que el Gobierno británico está pidiendo para poder ratificar el acuerdo".

"Así que sí hay frustración", insistió, y apuntó que su trabajo es intentar proteger los intereses de la población irlandesa ante el "brexit", "que no es una política irlandesa".

De todas formas, se mostró "absolutamente comprometido" a trabajar con el Reino Unido y la UE para "intentar encontrar el modo de salir adelante que traiga algo de sentido a estas negociaciones y, más importante, algo de certidumbre", dijo en referencia a "los muchos millones de personas" que esperan soluciones de los políticos.

Añadió que no cree que en la Unión Europea haya "apetito" para reabrir el acuerdo de retirada, una petición de Londres que la UE ha rechazado en repetidas ocasiones.

"En cambio, lo que la UE ha dicho siempre es que deberíamos mirar a la declaración sobre la futura relación para realizar cambios, si es que se quieren hacer cambios o se necesitan ahí", aseguró.

"Por supuesto, queremos encontrar modos de proporcionar garantías y clarificaciones que necesita la primera ministra británica (Theresa May) para ser capaz de vender el acuerdo en Westmisnter, pero eso no implica reabrir ese acuerdo de retirada y las negociaciones", comentó.

Agregó que las peticiones del Gobierno y el Parlamento del Reino Unido "deben ser razonables".

"Si vas a sustituir la salvaguarda por algo diferente, entonces debe probarse y demostrar que cumple la misma función, que es dar garantías a la población de la isla de Irlanda de que no van a tener que hacer frente a una infraestructura de frontera entre las dos jurisdicciones de la isla", declaró.

Así, descartó reemplazar la salvaguarda para evitar una frontera física en Irlanda "por pensamientos ilusorios" y también desechó establecer un límite temporal para esa solución de emergencia, el principal obstáculo para la ratificación del acuerdo de retirada en la Cámara de los Comunes.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Agosto 2020
L M X J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD