17-02-2019 / 12:20 h EFE

IBFamilia ha reclamado este domingo al Parlament balear que tramite y apruebe antes del fin de la legislatura una proposición no de ley planteada por la entidad para reclamar al Gobierno central que prohíba la gestación subrogada y los llamados "vientres de alquiler".

La proposición no de ley del IbFamilia plantea que el Parlament balear inste al Gobierno a "cumplir las normas y disposiciones de la Unión Europea en materia de gestación subrogada, rechace la mercantilización del cuerpo de la mujer que suponen los vientres de alquiler y prohíba esta práctica contraria a los Derechos Humanos”, ha recordado la entidad en un comunicado.

IBFamilia presentó la propuesta en 2016, alegando que la maternidad de alquiler "no constituye ningún progreso ni avance social, sino una nueva forma de explotación de la mujer y tráfico de personas que convierte a los niños en productos comerciales", algo que considera "una flagrante violación de la dignidad tanto de la madre como del niño".

La entidad rechaza que se intente presentar a los vientres de alquiler "como una forma más de reproducción asistida, como un tratamiento altruista para paliar la infertilidad y ayudar a las parejas que no pueden tener hijos".

Cuestiona que pueda suponer que hasta 6 adultos reclamen la paternidad de cada bebé nacido de un vientre de alquiler: la madre genética o biológica (donante de óvulos), la madre gestante (el vientre de alquiler), la mujer que ha encargado el bebé, el padre genético (el donante de esperma), el marido o pareja de la madre gestante (que tiene la presunción de paternidad), y el hombre que ha encargado el bebé.

Según IbFamilia, la prohibición de inscribir a los niños nacidos de subrogación internacional en el Registro Civil a favor de quienes los han "encargado" constituye "la manera más efectiva de disuadir a los posibles padres de acudir a la maternidad de alquiler".

Al margen de los probables conflictos jurídicos, dicha situación impide al niño conocer su origen e identidad tal y como establecen los artículos 7 y 8 de la Convención sobre los Derechos del Niño (CDN).

IbFamilia considera además los contratos de subrogación "una manera de explotación de la mujer que vende o alquila su cuerpo por dinero, o por algún tipo de compensación".

Alerta de que, "en muchos países, la subrogación se encuentra invariablemente unida a las redes de prostitución" y de que puede implicar "secuelas psicológicas" para la gestante, además de un riesgo de salud.

IbFamilia alega además que el objetivo de la maternidad subrogada "no es el bien del niño sino el de satisfacer el capricho o deseo de unos adultos de ser padres a cualquier precio".

La entidad recuerda que en Europa está prohibida total o parcialmente en la mayor parte de los países, ya que la maternidad de alquiler contradice un buen número de normas y disposiciones de la UE, "especialmente las relacionadas con la dignidad humana, la adopción, la protección de la mujer y de los niños, y el tráfico de personas".

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Mayo 2021
L M X J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD