13-02-2019 / 20:10 h EFE

Las autoridades transfirieron este miércoles a tres presidios federales a 22 integrantes del mayor grupo criminal de Brasil, entre ellos su máximo líder, Marcos Willians Herbas Camacho, conocido como "Marcola", tras descubrir un complejo plan de fuga.

Los presos estaban recluidos en cárceles de la localidades de Presidente Venceslau y en Presidente Bernardes, ambas en el interior de Sao Paulo, y fueron trasladados a presidios de Brasilia, Mossoró, en el estado de Rio Grande do Norte, y Porto Velho, en Rondonia.

La transferencia de los integrantes del Primer Comando de la Capital (PCC), determinada por la Justicia a pedido del Ministerio Público, se produce meses después de que las autoridades descubrieran un plan de fuga de los capos de la organización, que llegó a amenazar de muerte a un fiscal de Sao Paulo.

La operación se realizó entre fuertes medidas de seguridad y contó con la colaboración de la Agencia Brasileña de Inteligencia (Abin), según destacó el Gobierno del estado de Sao Paulo en un comunicado.

Las autoridades paulistas subrayaron que el "aislamiento de los líderes es estratégico para el enfrentamiento y el desmantelamiento de las organizaciones" criminales, las cuales dominan muchas de las prisiones del país.

"Nos preparamos muy bien para la ejecución de esta medida por 51 días y la negociación empezó antes de asumir el Gobierno con el Gobierno Federal", afirmó en una rueda de prensa el gobernador del estado de Sao Paulo, Joao Doria, quien ha prometido mano dura contra el crimen organizado durante su gestión.

"Marcola" es considerado como el máximo líder y uno de los fundadores de la organización criminal y, según las investigaciones, tanto él como otros dirigentes mantienen contacto permanente con miembros del PCC en los diferentes estados de Brasil para coordinar diferentes actividades criminales.

De acuerdo con las autoridades brasileñas, el PCC, que nació en las prisiones de Sao Paulo, ya actúa en prácticamente en todo el país y su número de integrantes aumentó en los últimos cuatro años en casi seis veces y pasó desde unos 3.000 en 2014 a cerca de 20.000 en 2018.

En 2006, el grupo criminal comandó una ola de ataques contra comisarías y centros de detención en el estado de Sao Paulo en los que mataron a decenas de policías y guardias de prisiones tras la decisión del Gobierno regional de aislar a los líderes de la facción.

Doria precisó que el Gobierno de Sao Paulo ha tomado medidas para impedir represalias por parte del PCC tras la transferencia de Marcola y los otros 21 integrantes de la facción.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Agosto 2020
L M X J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD