13-02-2019 / 19:10 h EFE

Abdul Azis Muhamat, un refugiado sudanés que se ha convertido en la voz de aquellos que como él fueron transferidos por Australia a centros de detención que subcontrata en sendas islas de Papua Nueva Guinea y donde lleva años, fue premiado hoy con el prestigioso galardón de derechos humanos "Martin Ennals".

El laureado activista denunció "una crisis humanitaria y médica" en las islas de Manus y Nauru, que juntas albergan a unos 1.200 refugiados y solicitantes de asilo, hombres y mujeres que fueron llevados allí tras llegar inicialmente a territorio de Australia.

Reconocidas organizaciones de derechos humanos han acusado a ese país de violar sus obligaciones en derechos humanos por financiar instalaciones fuera de sus fronteras donde los testimonios indican que las condiciones de vida son abyectas y equivalen a la tortura.

"En esos lugares se niegan los derechos básicos y se práctica la tortura sistemática (...), no son necesariamente golpes, pero se abusa de nosotros, se nos confina en espacios sin ventilación con temperaturas que llegan a los 45 grados, se nos trata como a mercenarios y no hay acceso a servicios médicos", sostuvo Muhamat ante la prensa.

Sobre Manus, donde ha vivido recluido cinco años, afirma que "la situación es tan terrible que ningún ser humano podría soportarla. Somos considerados menos que animales y nos tratan peor que a criminales. No tenemos nombre, nuestra identidad se reemplaza por un código, y el mío es QNK002".

La vida se cebó con este joven de 26 años, que ha hecho de la defensa de centenares de reclusos en las islas papuanas una misión que no piensa abandonar, ya que pasadas las dos semanas en Suiza por invitación de las organizaciones que conceden el premio, planea regresar a Manus.

"He venido aquí para exponer la situación de los refugiados en esas islas y el premio se lo dedico a todos los detenidos que siguen necesitando de mí".

Muhamat conoce de sufrimiento, pues su primera huida se remonta a 2013, cuando tuvo que abandonar con su familia la región sudanesa de Darfur, donde la Corte Internacional de Justicia ha encontrado indicios de crímenes contra la humanidad y genocidio, por los que ha levantado actas de acusación contra el presidente Omar Al Bashir.

Desde allí, pasando por Jartum e Indonesia, Muhamat llegó a Australia, que lo trasladó de inmediato a Papua Nueva Guinea.

El director de la fundación que concede el premio, Michael Khambatta, sostuvo que con esa política Australia busca disuadir a los inmigrantes y refugiados de intentar llegar a su territorio.

"Ellos reciben un trato tan cruel e inhumano que es incluso peor que la situación de la que huyeron, que está dirigida a deshumanizar a la gente mediante una estrategia inmoral", lamentó.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Septiembre 2020
L M X J V S D
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 30      
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD