13-02-2019 / 14:31 h EFE

Representantes de las fuerzas de seguridad del Estado han reclamado en un encuentro internacional la prohibición del consumo de alcohol en los aeropuertos y en los vuelos comerciales y una mayor coordinación europea para hacer frente a los riesgos que generan viajeros ebrios.

"¿Cuándo llegará la hora de decir que está prohibido consumir bebidas alcohólicas en los aviones y en los aeropuertos? ¿A qué tenemos que esperar, a que haya un accidente de un avión consecuencia de un consumo de alcohol?", ha planteado un agente de un cuerpo de seguridad español en una mesa de debate titulada "Incidentes con alcohol en vuelos", dentro del foro "Repiensa tu viaje", que tiene lugar este miércoles en Palma.

En el debate, abierto a la prensa con la condición de mantener el anonimato de los intervinientes, otro funcionario de seguridad español ha reclamado igualmente "cero alcohol" en el transporte aéreo y ha lamentado que en los aeropuertos se publiciten y vendan licores de forma masiva. "El aeropuerto es un centro comercial donde se vende de todo, y además hay aviones", ha reprochado.

Un responsable de una agrupación internacional del sector aéreo ha replicado que este año en todo el mundo habrá 4.800 millones de pasajeros, de los que "solo un pequeño porcentaje crea problemas". Según este ejecutivo, "los pasajeros deberían decidir bajo su responsabilidad si van a beber o no".

La perspectiva enfrentada entre agentes de seguridad y representantes de sectores económicos ha sido acentuada por un portavoz de un grupo de prevención por la salud que ha subrayado "el poder de la industria del alcohol" y la resistencia de los gestores aeroportuarios y aéreos a reducir su rentabilidad.

Según los datos hechos públicos al inicio del debate, correspondientes a 2016, las compañías asociadas a IATA, la mayor agrupación mundial, registraron 9.837 incidentes por agresiones verbales o físicas en vuelos, 1 por cada 1.424 operaciones.

Casi una cuarta parte de los incidentes en aviones comerciales (23 %) los protagonizaron pasajeros bebidos o bajo los efectos de estupefacientes, lo que se traduce en que cada día hay seis vuelos afectados por viajeros ebrios.

Esta situación no se afronta con una estrategia conjunta por parte de los estados europeos, que no han promovido una legislación común para toda la Unión, y son las regulaciones locales y las propias de las compañías aéreas las que sirven para abordar el problema, una dispersión normativa que han lamentado varios de los participantes en el debate, organizado por el Govern balear.

Algunos intervinientes han declarado que los incidentes provocados por personas bebidas, mayoritariamente jóvenes pero también personas de edad, son más de los registrados y se ha puesto de manifiesto que, además de las molestias a otros viajeros y la tripulación, en ocasiones obligan a desviar vuelos y suponen un grave peligro en caso de evacuaciones de aeronaves.

Otros especialistas han puesto el foco en los "problemas de jurisdicción" según la nacionalidad de los vuelos cuando la crisis con pasajeros ebrios se ha de gestionar en los aeropuertos de destino y también se ha reclamado por parte de representantes del sector mayor agilidad en la resolución judicial de los casos para que la represión tenga un efecto disuasorio.

Desde el punto de vista de las administraciones locales en destinos turísticos con elevada incidencia del turismo de borrachera, varios participantes han subrayado la responsabilidad de los operadores turísticos que venden "juerga" ligada al alcohol como parte esencial de sus paquetes vacacionales.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Mayo 2021
L M X J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD