07-02-2019 / 14:40 h EFE

El consejero de Sanidad y Políticas Sociales, José María Vergeles, ha dicho este miércoles que se trabaja para dotar cuanto antes al Hospital Universitario de Cáceres de un acelerador lineal para tratar a los enfermos de cáncer, que se cumplirá el calendario en los hospitales de Mérida y Plasencia, y que en Badajoz ya hay uno.

Vergeles se ha referido en una rueda de prensa en Mérida a los cuatro aparatos que se adquieren gracias a la Fundación "Amancio Ortega", a lo que ha agregado que en el Hospital pacense ya funciona un acelerador lineal adquirido con fondos propios.

El consejero ha hablado de "la guerra comercial" entre las dos únicas empresas del mundo que fabrican estos aparatos y, que en el caso de Extremadura, debido al recurso de una de ellas ante la Justicia, ha producido la "parálisis" del proceso.

Ha explicado que la donación de la Fundación se divide en tres lotes, uno centrado en todo lo relacionado la radioterapia intraoperatoria del nuevo Hospital Universitario de Cáceres, que está adjudicado y en cuanto esté dotado de alta tecnología comenzará a funcionar.

Otro lote está integrado fundamentalmente por aparatos para el diagnóstico y la simulación para dar tratamiento al cáncer, los TAC, cuyo calendario se cumple.

Así, el de Badajoz comenzará a funcionar en pocos días y el de Cáceres lo hará en cuanto se abra el Hospital Universitario cacereño.

Por esto, ha subrayado el consejero, estos dos bloques ya están asegurados.

En cuanto al tercero, el relativo a los cuatro aceleradores lineales, ha señalado que ninguna región tiene instalados ya todos los aparatos donados por la Fundación, por lo que Extremadura "no es la hermanita pobre del sistema nacional de salud".

Ha explicado que la compra de estos aparatos tiene dos inconvenientes fundamentales, uno que se fabrican "ad hoc", por encargo, y que otro es el comercial ya que en el mundo sólo hay dos empresas fabricantes y una de ellas recurre administrativa o judicialmente cuando un contrato se le adjudica a la otra.

En este sentido, en el caso de Extremadura la empresa que no logró el contrato recurrió y la Comisión Jurídica resolvió dándole la razón, tras lo que la primera empresa recurrió a la Justicia, que ha pedido a la Junta que adopte medidas cautelares, lo que implica "paralizar" el proceso de compra de aceleradores lineales hasta que se pronuncien los tribunales.

Ahora, ha continuado, la Junta quiere dar al Hospital Universitario de Cáceres el acelerador cuando antes ya que ya está construido el doble búnker -una estructura que evita la salida de radiaciones- y trata de "salvarlo" de las medidas cautelares.

Con respecto al resto, aunque haya que cumplirlas, "no tiene por qué desviarse" del calendario previsto ya que en el Hospital de Mérida se precisa aún construir un segundo búnker y en el de Plasencia (Cáceres) no puede empezar a funcionar un aparato hasta que esté instalado el de Cáceres.

En esta línea, ha señalado que no se puede dejar sin tratamientos de oncología radioterápica a toda la provincia al no tener en marcha un acelerador lineal en una de dos áreas de Salud, la placentina y la cacereña.

Acerca del acelerador del Hospital Universitario de Badajoz, ha aseverado que "no corre demasiada prisa" ya que el periodo de obsolescencia del segundo acelerador del centro "tiene más tiempo" y ya hay un acelerador de nueva generación instalado y en funcionamiento.

Vergeles ha afirmado que el problema es que hay "una guerra comercial" entre dos empresas que afecta a parte de las CCAA y la compra y puesta en marcha de un acelerador lineal son temas complejos.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Octubre 2019
L M X J V S D
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30        
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD